>De tetas y vaginas

>

Michael I. Mendieta Pérez

El cine, ¿qué función debe tener? La de poner a los hombres delante de las cosas, de las realidades tal como son, y dar a conocer otras personas, otros problemas.
Roberto Rosellini

Luego de una jornada laboral y académica larga, fui ansioso, entrada la noche, a mirar la tan aclamada y esperada película peruana ganadora del Oso de Oro de Berlín: La teta asustada, de Claudia Llosa.

Mucho de mi interés estuvo motivado por las noticias que los medios de comunicación venían propalando desde el año pasado, anunciando la realización y pronto estreno de una segunda película de esta joven directora peruana radicada en España; asimismo, por la grata sensación que tuve al ver su opera prima Madeinusa ‒a pesar de la polémica que hubo en los medios de comunicación, así como con algunos profesores, colegas y amigos, o las conversaciones, de todo calibre, que se generaron en pasadizos o en algún otro lugar propicio para la tertulia‒ y por el propio carácter del Festival de Berlín, que es, al igual que el de Cannes o Venecia, uno de los festivales de cine más importantes del mundo.

Fui a ver la película con la misma persona con quien vi el primer largo de la directora peruana (2007); en aquella ocasión hubo convergencia en la opinión sobre el film. Sin embargo, esta vez, al terminar la proyección y tras la aparición de los créditos de la película, sentí una gran decepción; y las razones de esta impresión, desde un modesto punto de vista generado por mi afición al cine y mi naturaleza de un humano sensible que quiere expresar sus ideas sobre esta película, las explico a continuación.

Esta película, como ya otros mencionan, posee un adecuado lenguaje cinematográfico, destacándose el tono sombrío que usa la directora en ciertas ocasiones en las que la protagonista se desenvuelve (en especial, en la casa de la patrona), como también la fotografía, particularmente en las escenas donde participa el pueblo de Manchay como extra (hay una escena donde se ve a los pobladores con un grupo de parejas que contraen matrimonio posando para tomarles unas fotos o el desfile que realizan para dar obsequios a los novios).

Cabe resaltar, obviamente, las actuaciones. Como en su anterior película, Llosa utiliza gente desconocida o aficionada al cine, como es el caso de Magaly Solier (huantina, quechua hablante y aficionada a la música de Iron Maiden), que tiene una actuación muy destacada, pero creo que resalta más cuando está fuera de las grabaciones, vale decir, en su aspecto de la vida cotidiana, donde se distingue por sus comentarios sinceros y transparentes sobre la guerra interna o la política actual (esto último se comprueba en las notas publicadas por el periodista Marco Sifuentes en su blog http://www.utero.pe/, otrora Útero de marita, a raíz de la visita que realizó con ella a la muestra “Yuyanapaq”, en el Museo de la Nación.

El tema central de la película es muy sencillo, pero también puede interpretarse como algo vulgar por algunas personas: la historia de una mujer con una papa en la vagina. Sobre este aspecto Llosa delinea el desarrollo de la película más allá del nombre que tiene este largometraje y su relación que muchos encuentran con la guerra interna y en especial con las mujeres, sabemos que en muchas ocasiones muchas de ella sufrieron vejaciones por las Fuerzas Armadas generando traumas psicológicos. “La teta asustada” es una creencia andina del traspaso del miedo y la tristeza que se da de madre a hijo; creencia que fue investigada por la antropóloga estadounidense, Kimberly Theidon.

Se dice que Llosa se inspiró sobre los estudios antropológicos de Theidon, en esto punto, creo que pesa mas el hecho mencionado líneas arribas, recurso que para algunos es complementario, pero en realidad es el determinante; todo se confirma cuando se observa en el film los hechos que transcurren con la protagonista desde la muerte de su madre, al inicio, hasta que el jardinero le obsequia la “flor de papa” como parte final del mismo.

Cantando en quechua la madre de Fausta (Magaly Solier) realiza su despedida de este “mundo de los vivos”, notamos de forma inmediata que su relación con ella es muy estrecha. Fausta no quiere romper este vínculo con la madre, como si el cordón umbilical no se hubiera roto proyectándose con el tubérculo que ya lo tiene incrustado, no sabemos desde cuando exactamente, en su parte intima. Fausta no quiere deshacerse de su madre: sufre, llora, se desmaya; es capaz de cualquier cosa para enterrarla logrando hacer un pacto indirecto con la patrona, con quien trabajará mas adelante, por un puñado de perlas que no quiere deshacerse hasta que en una operación le extraen ese objeto insano.

La vida de Fausta transcurre en el pueblo de Manchay, este lugar se convierte como parte complementaria de la ficción que quiere realizar Llosa, la directora en ningún momento no quiere reflejar la realidad de las zonas marginales de Lima, solamente la utiliza como un elemento extra, casi como adorno, que permite acompañar a la trama. Las escenas donde participa los lugareños es muy discutida: una población entusiasmada por los matrimonios posando sobre muros ficticios que representan escenarios paradisíacos y el desfile de ellos para dar obsequios a los recién casados. La directora en este caso utiliza pinceladas de las costumbres de provincia pero no las refleja tal como son, en ningún momento con esta parte busca representar la reciprocidad andina o el “Don o Contradon” estudiado por Marcel Mauss.

Otro aspecto es la relación de Fausta con los hombres, desde su tío, la relación que establece con el jardinero y en especial con cualquier extraño (destaca la escena de los cargadores de piano y Fausta caminando de forma apresurada delante de ellos). Podemos decir que es un miedo enfermizo hacia los hombres que tiene su sustento al no repetir el caso de la madre, hecho que provoca que tenga en su vagina este tubérculo (hay dos instantes que se observa que ella corta las raíces del mismo), pero Fausta no encandila solamente miedo, también se protege ( se observa para deshacerse de un perro le arroja una paloma herida) e incluso busca todo por conseguir algo ( luego del matrimonio de su prima regresa a la casa de la patrona donde obtiene las perlas prometidas, acá encierra un detalle que el film no muestra ¿Cómo logro hacerlo esto? En una escena se observa un brazo tirado sobre la cama ¿será la patrona asesinada por Fausta?)

La parte final es la “liberación”, consigue enterrar a su madre y con el apoyo del jardinero se libera del objeto indeseado, la protagonista por fin sonríe. Salen los créditos finales.

Si bien es cierto desde finales de la década del noventa hay una oleada de jóvenes directores que realizan trabajos sobresalientes (Josue Méndez con Días de Santiago, Javier Corcuera con La espalda del mundo, entre otros) que permiten continuar cimentando la construcción de una cinematografía nacional. Los dos trabajos que ha realizado Claudia Llosa son este punto cuestionables en la medida de cómo entendemos el desarrollo de un cine nacional y lo que se entiende por la ficción o aspecto creativo de un intelectual y a su aporte en la medida de reflejar aspectos de la realidad.

Llosa toma hechos muy circunstanciales, donde a partir de ellos arma todo un andamiaje para crear algo exótico que puede ser llamativo para la comunidad internacional, es como armar un vitrina con elementos muy decorativos y atractivos con el fin de generar al público una simple distracción más allá de la función que debe tener un intelectual orgánico según el análisis gramsciano.

Apunto que el interés de Llosa no es que la película sea vista por nosotros sino por el público extranjero para ello utiliza elementos como los diálogos en quechua, usa a la población que actúa como elemento decorativo: bailando (bajo el ritmo del grupo de Los destellos), desfilando o divirtiéndose (destaca la escena de la piscina encontrada en el asentamiento humano).

Los miembros de los jurados que conforman los festivales de cine, mas allá de ser destacados directores o actores renombrados, caen en la contemplación y asombro por estos temas, recordemos que el año pasado (2008) en el mismo festival obtuvo el Oso de Oro la película brasileña Tropa de Elite que muestra la violencia mas descarnada de las favelas y de los agentes especializados de la policía.

Tras conocer la noticia del premio mayor hemos visto .en estos días el reconocimiento a la directora por nuestras autoridades, sin que ellos en muchos casos hayan visto la película, que cofunden manifestando el tema “realista” que refleja.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. King Boromir dice:

    >¿Saben por qué esta película es una de las mejores que se hayan creado últimamente en este mendigo país? Porque es diferente. En eso se basa su éxito creo yo, en ser diferente al resto de películas que se hayan hecho en este país. Es una película enteramente hecha por personajes que vemos todos los días en la calle, en el micro, en la combi, en los paraderos, en las lozas de fulbito, en las cantinas, es decir, gente que se ve en Lima, en la Lima que todos conocemos pero queremos negar muchas veces. En esta cinta no hay criollazos tratando de salirse con la suya a costa del “cholito” supuestamente “cojudo”. No. Acá vamos a ver hasta tres caras de los migrantes que vinieron a Lima por el miedo a morir de una manera brutal en una guerra que era ajena a ellos. Se ve al migrante en todo su esplendor, con una honestidad que pareciera burlona pero que sin embargo es brutal. La vida supera a toda ficción se dice, pero en esta película este axioma es algo diferente. Pareciera caricaturizar a la sociedad de los conos, pero la muestra tal y cual es, matrimonios masivos de por medio. El silencio, el miedo, el resentimiento, el dolor, son sentimientos que se unen en la voz de la protagonista, de Fausta. Es la cara real de muchas de las mujeres que vivieron el infierno de una dizque “guerra popular”. Es el rostro del resultado de las violaciones, las torturas, los asesinatos. En fin. El final de la película nos reserva un sonrisa para nosotros. Disfrútala si es que aún no la has visto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search