>Factores que incidieron en el despoblamiento de América a raíz de la primera conquista europea (S. XV-XVI)

>

Introducción
La radical disminución de la población aborigen en América se inició apenas los conquistadores pisaron el nuevo continente. La conmoción de los primeros momentos de la conquista se reflejó claramente en la curva demográfica. Las Leyes Nuevas de 1542 intentaron poner freno a los maltratos y abuso contra los indios, siguiendo la prédica de Bartolomé de las Casas, pero los resultados no fueron muy alentadores. Tanto en los momentos de paz como durante las guerras civiles que se sucedieron en los años siguientes, las bajas indígenas fueron considerables, y de hecho la muerte cotidiana ahondaba en la población andina la idea del caos o pachacuti.

La contracción que los indígenas americanos experimentaron al entrar en contacto con los europeos fue atribuida en un primer momento a motivos que van desde el castigo divino por los pecados cometidos a la furia sin límites de los conquistadores. Cinco siglos más tarde, el debate sobre la dimensión y la razón de ser de la hecatombe recurre a otros argumentos, pero no remite. Los grandes avances realizados por la demografía histórica han dibujado en la segunda mitad del siglo XX las líneas de declive, tanto las gruesas como las de los varios grupos étnicos y áreas ecológicas. En cambio, los mimos estudios no han dado todavía con un modelo satisfactorio de análisis multivariante que precise qué causas sembraron la desolación y en qué proporción actuaron cada una de las que se conocen. Lo sucedido está pues claro en términos generales, pero no se sabe a ciencia cierta qué y cuánto empujó al abismo. En la discusión en curso, la mano de Dios ha sido descartada y dos viejos actores del drama han sido retirados del proscenio Indígenas y conquistadores han dejado de ser responsables del desaguisado por sus pecados o por sus designios seculares, como el colonialismo o la globalización de la morbilidad.

Para la despoblación en América, se unieron la muerte epidémica, la producida por la guerra de extinción que los conquistadores hicieron contra ciertos grupos, más la debilidad resultante de los abusos sistemáticos que los españoles ejercieron sobre la fuerza de trabajo y la reproducción de la especie de lo que pudieron sobrevivir, así como la desazón producida por la destrucción indiscriminada de los sitemas económicos nativos; todo ello impactaría adversamente en el desarrollo económico Colonial, en las expectativas del rey y de las nuevas autoridades.

Además de las medidas que se tomaron no fueron siempre las más acertadas para lograr una recuperación de la población, antes bien, insistieron en continuar la destrucción, la guerra, la caza de esclavos, la búsqueda irracional del oro, y la ambición despertada por los bisoños descubrimientos mineros, llevando con ellos por estas nuevas tierras del norte y sur a las enfermedades y sus secuelas.

Las tesis sobre la catástrofe demográfica en América
El tamaño de la población nativa en América ha generado largos y contradictorios debates, principalmente en el siglo XX, diferenciados en dos tendencias, los “maximalistas” y los “minimistas”. Esta discrepancia no significa la defensa ni la crítica de la denominada “leyenda negra”, sino más bien los desacuerdos en los cálculos, en las tasas del número de personas por tributario, en el manejo, utilización y limitación de las fuentes.

Para David Watts desarrollaría ampliamente este punto, hallando tres razones:
Primer lugar: ha habido entre algunos analistas una desconfianza general sobre la aptitud de los primeros colonos españoles para el registro cuantitativo exacto de la población india. No obstante se ha demostrado después que los informes de dichos colonos pueden ser razonablemente precisos; al menos en una reconstrucción cuidadosa de los elementos de prueba relacionados con las opiniones coherentes de Las Casas, Oviedo y Herrera, según las cuales entre 1527 y 1548, y refiriéndose únicamente a Nicaragua, se sacó de ésta a 5 000 000 de indios para venderlos como esclavos en Panamá y Perú.

Segundo lugar: decenio de 1930, tendencia entre ciertos antropólogos americanos a proyectar de manera indiscriminada los datos cotejados de los grupos de indios de América del Norte a situaciones de la América Central y Sur, esto es, a un medio cultural muy diferente, que es física y biológicamente capaz de sostener densidades de población mucho más altas que las que nunca fueron posibles al norte de la actual frontera mejicana, con lo que su criterio sobre las poblaciones hemisféricas equivalen casi siempre a notables subestimaciones.

Tercer lugar: puede haberse intentado, tal vez de modo subconsciente, minimizar la magnitud de la disminución de la población india que siguió al contacto con los españoles, para contrarrestar así la persistente idea de que los españoles causaron, en parte por negligencia, la virtual extinción de una población cuantiosa mediante la esclavitud, la desorganización de su modo de vida y su base de subsistencia y la introducción de enfermedades del Viejo Mundo como la viruela, ante las que los grupos aborígenes, por no haber estado antes expuestos a ellas, sucumbieron en grandes proporciones.

Sobre los bandos tomados, de un lado están los “maximalistas”, como el investigador norteamericano H. F. Dobyns, quien señaló que la población de América en 1492 estaba entre los 90 y 112 millones, y que en los primeros 130 años de ocupación española ésta había disminuido en un 95%. Por su parte, Sherburne Cook y Woodrow Borah, para el caso mexicano, la población disminuyó de 25,2 millones en 1518 a 700 mil personas en 1623, menos del 3% de la población original[]. Para el caso peruano, David N. Cook estimó que la variación de la población de 1570 a 1620 varió de 1 260 530 a 598 033 indígenas, y los tributarios de 260 000 a 136 000. Posteriormente, el mismo Cook establecería que entre 1530 y 1630 la población del Tahuantinsuyo habría pasado de unos 9 millones a sólo 601 645 habitantes. Una opinión diferente la presentan los “minimalistas” como el polaco Ángel Rosenblat, quien afirmó que entre 1492 y 1650 América pasó de estar habitada por 13 385 000 aborígenes a sólo 10 millones. Es decir hubo una disminución de sólo 3.3 millones de personas.

Los trabajos sobre el tamaño de la población en el Perú en el siglo XVI son poco numerosos, basados en fuentes escasas y poco seguras. Por tal motivo, los cálculos sobre la población del Tahuantinsuyo varían entre 4.5 y 32 millones de habitantes. En lo que si existe un consenso es que el descenso demográfico del siglo XVI fue más rápido entre 1532 a 1560-1570 y más lentos en años posteriores. Wachtel señala que estos parámetros se deben a que alrededor de 1560 se realizan las primeras evaluaciones poblacionales. Un ejemplo sería un manuscrito de la “Colección Muñoz”, que se basa en un censo ordenado por el marqués de Cañete, donde se da cuenta que para 1561, existen 396 000 tributarios para una población global aproximada de 1 760 000 habitantes. Otros autores como Juan de Matienzo señalan que el número de tributarios es de 535 000 y López de Velasco estima el número en 680 000.

Wacthel propone dos problemas a resolver para el caso preciso de la demografía peruana en el siglo XVI:
¿Cuál es la población hacia 1530?
¿Cómo evoluciona la curva demográfica a lo largo del siglo XVI?

Como se mencionó en el párrafo anterior, hay unanimidad de criterios con respecto al descenso demográfico luego de la conquista. La amplitud del descenso varía según las cifra atribuida a 1530; pero, sea ésta lo que fuere, debemos remarcar que ello no modifica fundamentalmente el alcance de la curva demográfica; bien que la población disminuya en la mitad o en tres cuartos, los efectos de tal descenso sobre las estructuras sociales son igualmente devastadores.

Las causas del desastre
Hablar de las múltiples causas no significa tan sólo reconocer la multiplicidad de causas que han originado el declive demográfico de los pueblos indígenas, sino también, contribuir a la difícil labor de analizar el peso, el papel y la función de cada una de las causas sin hacer de una la única responsable.

Hoy en día está comprobado que e factor más influyente en la masiva desaparición de indígenas fue el sanitario: las epidemias diezmaron incesantemente a los naturales, que carecían de defensas biológicas para resistir a muchas de las infecciones trasmitidas por los extranjeros. También repercutieron las acciones militares de los conquistadores y el nuevo orden impuesto en la explotación de riquezas, que conllevaron el desarraigo de las comunidades étnicas, la pérdida de sus métodos tradicionales de cultivo y los maltratos cometidos por los encomenderos. Adicionalmente, hay que considerar fenómenos orgánicos o psicológicos, como la baja natalidad, el aumento de la mortalidad infantil, los abortos, las huidas a zonas no colonizadas.

Según Sánchez-Albornoz, la interpretación de la catástrofe suma argumentos armonizables entre sí como son los abusos cometidos con los indígenas en la conquista y colonización del territorio, con los efectos sufridos por las mismas personas debido a la propagación de imparables epidemias europeas. Ambos constituyen no una razón, sino haces explicativos complejos con tendencia cada uno a presentarse como la demostración clave. Abundar en la incidencia de las epidemias lleva a disculpar la responsabilidad de la acción colonizadora; insistir en cambio en lo opuesto implica desconocer la mortífera acción de las enfermedades. Existen varios factores que se combinan entre ellos según sea el caso: Las muertes, junto con los desplazamientos forzosos, la requisa de alimentos, los trabajos agrícolas, mineros y en la construcción extenuantes y el acarreo, recubren un entramado de acciones que ocasionaron la descomposición de las estructuras económicas, sociales y culturales nativas, las perdidas humanas y una inhibición para la recuperación inmediata.

En resumen, y ciñéndonos al trabajo de Ruggiero Romano, existen cinco causas principales que explicarían la caída demográfica de la población de América:
– El genocidio voluntario, es decir el asesinato a filo de la espada
– La llegada a América de las enfermedades infecciosas contra las cuales las poblaciones aborígenes no estaban inmunizadas en forma natural
– El hecho de que algunas poblaciones hayan sido transportadas de las tierras altas, frías o templadas, a las costas cálidas o tropicales, y viceversa
– Los ritmos de trabajo impuestos por los españoles
– La ruptura de la estructura social india (la familia en el sentido cultural de la palabra)

1. El genocidio voluntario: Llamada por otros como la “tesis homicídica”, donde se propone que la población nativa americana disminuyó drásticamente debido a los maltratos que los españoles propinaban a los indios. Se argüía en primer lugar motivos militares: matanzas sistemáticas, luchas desiguales e batallas, acciones punitivas, utilización de contingentes de indios como carne de cañón, secuestros y esclavización, robo de alimentos y abusos sexuales. Muchas de estas acciones militares constituían parte de la tradición bélica de la época. La muerte de la población indígena por esta causa fue denunciada por autores como Bartolomé de las Casas o Guamán Poma de Ayala, denuncias que fueron aprovechadas por los países europeos rivales de España quienes crearon la denominada leyenda negra.

Recientes investigaciones han demostrado que, la matanza indiscriminada de indígenas en la guerra no representa una cifra considerable con respecto a otras causas, principalmente la tesis epidémica. Decenas de millones de indígenas no pudieron haber muerto todas ellas a punta de espada de los conquistadores, ni tampoco por las violencias de los encomenderos, ni tampoco a causa de la dureza del nuevo estilo de vida y de trabajo. Eran demasiado pocos conquistadores para cometer tantos delitos; los conflictos, demasiado limitados; los efectos de los cambios económicos y sociales seguramente se impusieron lentamente.

2. La llegada a América de las enfermedades infecciosas contra las cuales las poblaciones aborígenes no estaban inmunizadas en forma natural: La tesis epidémica es considerada como la más importante entre las causas del desastre demográfico en América. Recuérdese las devastadoras pestes que redujeron las poblaciones europeas a tercios y mitades en sucesivas oleadas de muerte, durante los siglos XII y XIII. Analógicamente, los europeos en América trasmitieron una enorme cantidad de enfermedades, que diezmaron a poblaciones carentes de defensas orgánicas y con un sistema inmunológico no preparado para enfrentar tales males. Esta situación fue predominante en regiones como el Caribe y México.

Junto a las nuevas enfermedades, el barco y el caballo contribuyeron al contagio y a los padeceres, dando, una velocidad y amplitud antes desconocidas. Desde ese momento, los elementos que habían sido determinantes de la “patología natural”, serían favorecedores del poder patógeno de los nuevos males.

Muchas de estas epidemias se convirtieron en enfermedades endémicas o recurrentes, que reaparecían cada cierto número de años afectando nuevamente a la población que se empezaba a recuperar. Se cree que el primer mal transmisible de procedencia europea en llegar al Tahuantinsuyo fue la viruela, que arribó aún antes que los conquistadores. Dicho mal habría causado la muerte de Huayna Cápac y de su sucesor, Ninan Coyuchi.

Los nuevos agentes patógenos impuestos, se pueden tipificar por su origen:
Patología biológica, pandémicos como: viruela, sarampión, tos ferina, varicela, y paperas; éstas presentan dos etapas: una de incursión (1521-1562) y otra de domesticación, 1563 hasta nuestros días. En su etapa de incursión impactaron a todos los grupos de edad y sexo, no distinguieron clase social o nivel de desarrollo, produjeron entre 80 y 90% de mortalidad; sólo las limitó la expansión castellana y aquellos que fueron capaces de sobrevivirla crearon una memoria inmunológica protectora en sus organismos. Por lo tanto, durante la etapa de domesticación, afectaron sólo a los grupos de edades que no habían sido acometidos anteriormente y que no estaban protegidos por la inmunidad.

Patología bio social, pandémico: Peste en sus tres tipos, bubónica, neumónica y hemorrágica, siempre produce entre 50 y 90 % de mortalidad, castiga a todos los grupos de edad, sexo, etnia, o clase social, sin distinción de ninguna especie, pues no produce inmunidad ya que el causante de la enfermedad muta cada vez que se presenta, el organismo no lo puede reconocer ni como a un pariente lejano. Ataca a todos los animales. Estos dos tipos de patologías estaban compuestas por enfermedades de origen zoonótico (animal), ya humanizadas y domesticadas en los otros mundos, donde compartían su flora y fauna, mientras que aquí eran desconocidas por la ausencia de animales portadores, huéspedes y transmisores: vacas (Viruela); gallinas (varicela); rata ratus (Peste); Mus Norvegicus, Rata Norvegicus, (tifo), por citar algunas.

El resultado demográfico fue lo que denominan “Generaciones Huecas”, que son los grupos de edad que al morir prematuramente en cualquier evento, su ausencia se reflejará a corto y mediano plazo, es decir los niños de a 1 año al desaparecer; cuando esos niños llegaran a la edad de casarse, entre los 15 y 20 años más tarde, su ausencia se va a mostrar al reducirse el número de matrimonios que debían haberse realizado, y más tarde bajará la cantidad de difuntos porque ellos ya se habían acumulado anteriormente.

Por más esfuerzos de recuperación que se hicieran, las generaciones huecas producidas por la incursión simplemente de los seis iniciales episodios pandémicos en sólo 40 años, impidieron detener la brutal caída de la población al modificar el ritmo de la recuperación, y llevarse generación tras generación.

Otro de los resultados que cabe destacar, fue que las enfermedades ayudaron no sólo a la unificación de la especie humana de todo el globo, sino que también durante la conquista muchos pueblos adquirieron las enfermedades facilitando a los conquistadores la lucha y dominio.

Otro punto importante a considerar es la percepción indígena de las enfermedades. Por los efectos mediatos e inmediatos que desencadenó el padecer entre los indígenas una mortalidad tan elevada y desconocida tuvo grandes repercusiones entre los distintos grupos. Entre otras cosas, pensaron que sus dioses estaban enojados por alguna violación aún no entendida los habían abandonado, la pérdida ritual y religiosa del significado del trabajo, la participación social y comunal en la extracción del mismo y el autoconsumo como única alternativa de sobrevivencia.
Para los conquistadores esa brutal mortalidad era también desconocida pues en Europa, la viruela era un mal endémico, que mataba sólo a niños de 0 a 5 años, si bien ya tenían experiencia de la anterior viruela que había despoblado a las Antillas y la región del Yucatán, pero ahora la densidad poblacional y la extensión de los Imperios Azteca e Incaico no eran comparables.

3. El hecho de que algunas poblaciones hayan sido transportadas de las tierras altas, frías o templadas, a las costas cálidas o tropicales, y viceversa: Otro factor fue el traslado indiscriminado de poblaciones a pisos ecológicos diferentes, es decir una migración forzada. El traslado de población facilitó a los españoles la usurpación de las tierras a través de la ocupación directa de los terrenos abandonados. También el sistema de encomiendas colaboró con el traslado de indígenas, y la consecuente ruptura de sus sistemas tradicionales de vida.

El traslado de las poblaciones hizo que ellas fueran victimas de enfermedades, de la cuales no estaban inmunizados, similar a las enfermedades traídas por los españoles. Una de estas enfermedades fue el paludismo, mal de las regiones yungas, que afectó a los pobladores de las alturas cuando bajaban a la costa. Algo similar sucedía con los indios trasladados hacia las zonas de ceja de selva donde empezaron a trabajar en las rentables plantaciones de coca, que abastecían zonas mineras como Potosí y Huancavelica.

Con respecto a las tierras arrebatadas a los indígenas por los españoles, Vargas Ugarte afirma que para fundarse las ciudades se elegían fértiles valles, poblarse aquellas se producía a repartir la tierra entre los vecinos, quienes se apropiaron de las mejores, viéndose en mucho de los casos los indios obligados al cultivo de las menos favorecidas, o forzados a emigrar.

4. Los ritmos de trabajo impuestos por los españoles: Otras razones esgrimidas en esta tesis fueron de orden económico, relacionadas con la búsqueda incesante de lucro y la abusiva explotación de los indios mediante las mitas, servicios personales, y de toda una larga serie de trabajos forzosos en favor de los españoles.

La historia del oro y de la plata americanos empieza en todas partes de la misma forma, apoderándose de los “stocks” existentes, ya sea a través del trueque o la guerra. Más tarde se trata de recoger el metal precioso existente en su estado natural: entonces empieza el ciclo de la búsqueda de pepitas de oro, que afectó a las Antillas y en especial a Santo Domingo, y posteriormente al Continente.

Una vez terminado el ciclo de las pepitas de oro, empezó el de la mina. En esta etapa se encuentran minas de plata, como en México y en Potosí. Es este último la explotación de plata comienza en 1546, y tras un fuerte descenso de la producción, acaecido en los años 1560, vuelve a resurgir a partir de 1572. El trabajo en la mina en el Perú requirió de aproximadamente 15 000 indígenas. Además, hay que contar los dos o tres mil mineros de los yacimientos de oro y los varios antecedentes de las minas de mercurio en Huancavelica.

La ambición por los metales preciosos hace que en las minas hayan demasiados indios (un tercio de los varones útiles), que tienen que trabajar por periodos demasiados largos, hasta 10 meses al año. Otras consecuencias fueron el desahucio de otras actividades productivas, el exceso de trabajo, la falta de alimento, el clima y la hostilidad de las condiciones medio ambientales en las minas, los malos tratos, el desarraigo de la familia y de la comunidad. Todo ello propició una alta mortalidad entre los indios y una baja fecundidad entre sus mujeres. Como señala Sánchez de Albornoz: “la misma mujer en condiciones iguales pero socialmente distintas, cambia de comportamiento. A mejor posición, mayor fecundidad”.

En el caso de la encomienda, los encomenderos explotaban con excesivas cargas de trabajo y malos tratos, a lo que se añadía el concubinato y la sustracción de las mujeres al patrimonio reproductivo indígena. Ante estas condiciones, a menudo los indios huían a las montañas, a un medio hostil, lejos de sus fuentes de subsistencia normales, donde la supervivencia resultaba aún más difícil; acababan suicidándose o bajaban para rebelarse frontalmente y morían victimas de la violencia.

Sobre el tema del suicidio, algunos investigadores sostienen que, tras la conquista, los hombres del Ande sufrieron una profunda depresión suscitada por la destrucción de su modo de vida y sus creencias. La trágica experiencia del encuentro con Occidente generó un “desgano vital”, una falta de apego a la vida, que se tradujo en suicidios, filicidios y una marcada disminución de la tasa de natalidad ocasionada por una suerte de esterilidad voluntaria. Los indios fueron empujados al suicidio por la desesperación y para escapar de los malos tratos. Unos se ahorcaban, otros se dejaban morir de hambre, otros tomaban hierbas venenosas; por último, algunas mujeres matan a sus hijos al nacer, “para liberarlos de los trabajos que ellas padecen”. También no se excluye que el estrés derivado de la conquista, de la destrucción de la familia, del miedo, de los cambios introducidos entre las normas y en el nivel de vida, haya introducido también las amenorreas. Pero por el momento se trata de una pura hipótsis.

5. La ruptura de la estructura social india: La tesis del reacondicionamiento económico y social sugiere que la crisis demográfica fue desatada por dramáticos cambios en las formas de vida andina. La mayoría de las muertes sería consecuencia de la ruptura de patrones de reciprocidad y redistribución, de la desaparición de elementos de organización étnica, así como de la pérdida de tierras, el cambio de cultivos y la aparición de nuevas enfermedades de animales y plantas. Todo ello implicó una disminución de los recursos alimenticios y una aguda desnutrición que afectó sobre todo a la descendencia del hombre andino, quien empieza a sentirse solo, abandonado a su suerte, indefenso ante la ruptura de sus lazos sociales anteriores y desprovistos de los recursos proporcionados por la complementaridad ecológica.

La ruina del antiguo sistema de redistribución provoca en primer término una reorientación fundamental del espacio económico, comenzando por el cambio de la seda de la capital: Lima. La desorientación del espacio se manifiesta igualmente a escala regional o incluso local. La complementariedad vertical de la economía andina, que asociaba cultivos escalonados desde el nivel del mar hasta una altura de 4000 metros, sufre graves alteraciones. A veces son los españoles quienes, desconociendo el sistema indígena, atentan directamente contra el principio de complementariedad al repartirse las encomiendas y separar las poblaciones locales.

Las colectividades autóctonas quedaron seriamente diezmadas por el alejamiento de muchos de sus integrantes y por la ruptura de sus tradicionales esquemas de vida. Los curacas asumieron entonces un rol trascendental, actuando a manera de “bisagra” entre las repúblicas de españoles e indios; estos jefes cumplían las tareas de recolectar las aportaciones de los tributarios, asignar las labores correspondientes a los mitayos, negociar sobre la posesión de las tierras comunales, etc. Debido a su papel de representantes del poder colonial, se quebraron los vínculos de reciprocidad que antiguamente los unían con sus súbditos, y así perdieron el prestigio del que habían gozado en la era precolombina.

La recuperación de la población indígena
La disminución poblacional que causó honda preocupación, tanto por consideraciones éticas como económicas, tuvo sin embargo sus bemoles, porque los censos y tasas de las reducciones ocultaban información. En realidad, la fuga de los tributarios y la lenta conversión de los indios en mestizos para ser eliminados de las imposiciones toledanas, desnaturalizaron el enfoque censal.

Causas para la recuperación de la población indígena:
1. El hecho de que tuvo que crearse en la población indígena una cierta relativa inmunización a las numerosas enfermedades, como la gripe, viruela, tifoidea, etc., que habían traído los españoles. Así, se vio que la viruela detuvo su difusión cuando la proporción de inmunizados aumentó en un 40%, y que se detiene con bastante rapidez si esta proporción sobrepasa el 60%.
2. Durante el siglo XVII se manifestó una nueva voluntad, que podría haber sido determinada por varios factores:
a. De orden psicológico. En este caso puede haber una doble explicación; es decir, que hubiera intervenido una especie de resignación, de aceptación de una condición dada y que la natalidad haya retomado fuerza de ese estado de resignación, o que, por lo contrario, ante una situación de inferioridad, es posible imaginar que las masas indígenas hayan tenido un impulso de vitalidad y que hayan tomado conciencia de que una fuerte procreación es una fuerte resistencia.
b. De orden socioeconómico: La condición india debió mejorar durante el siglo XVII.
c. Por otra parte, es posible que el estrés de la Conquista disminuyera o que, de todas maneras, se hayan acostumbrado y que las amenorreas, suponiendo que las haya habido, se detuvieran.
d. Por último, es probable que la difusión del consumo de proteínas animales haya contribuido a una revitalización de las poblaciones indígenas.

BIBLIOGRAFÍA
BENNASSAR, Bartolomé
1980 La América española y la América portuguesa (siglos XVI – XVIII). Madrid, Akal

BURGA, Manuel
1976 De la encomienda a la hacienda capitalista. El valle de Jetequepeque del siglo XVI al XX. Lima, Instituto de Estudios Peruanos.

CÁRDENAS AYAIPOMA, Mario
1989 La población aborigen del valle de Lima en el s. XVI. Lima, Universidad Nacional Mayor.

FLORES GALINDO, Alberto
1988 Buscando un Inca. Lima, Editorial Horizonte.

LIVI BACCI, Máximo
2003 “Las múltiples causas de la catástrofe: consideraciones teóricas y empíricas”. En: Revista de Indias, Vol. LXIII, Nº 227. pp. 31-48

MALVIDO, Elsa
2003 “La epidemiología, una propuesta para explicar la despoblación americana”. En: Revista de Indias. Vol. LXIII, Nº 227. pp. 65-78

MC CAA, Robert
1999 “¿Fue el siglo XVI una catástrofe demográfica para México? Una respuesta basada en la demografía histórica no cuantitativa”. En: Papeles de Población, Nº 21. Toluca, Universidad Autónoma del Estado de México. pp. 223-239

ROMANO, Ruggiero
1993 Coyunturas opuestas: la crisis del siglo XVII en Europa e Hispanoamérica. México. El Colegio de México / Fondo de Cultura Económica.

ROSENBLAT, Ángel
1954 La población indígena y el mestizaje en América. Buenos Aires, Ed. Nova.

SÁNCHEZ-ALBORNOZ, Nicolás
2003 “El debate inagotable”. En: Revista de Indias. Vol. LXIII, Nº 227. pp. 9-18

VARGAS UGARTE, Rubén S. J.
1966 Historia General del Perú. Vol. II Tomo II. Lima, Milla Batres.

WACHTEL, Nathan
1976 Los vencidos. Los indios del Perú frente a la conquista española (1530-1570). Madrid, Alianza Editorial.

WATTS, David
1992 Las Indias Occidentales. Modalidades de desarrollo, cultura y cambio medioambiental desde 1492. Madrid, Alianza Editorial.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.