El Archivo General de la Nación y la cabeza de la Hidra. Pérdida de documentos y pérdida de profesionales.

Comparto la indignación del joven historiador Johel Pozo Tinoco, la situación en el AGN es insostenible. Los mismos problemas los viví cuando trabajé allí entre el 2009 y 2010. En esa época con un equipo de gente revisamos mucha documentación que tenía décadas sin ser tocadas, y quedó pendiente mucho trabajo más, pero intereses particulares que no quieren que se registren todos los documentos, que evidentemente delatarían el robo de muchos documentos, impidieron que se siga con ese trabajo, desperdiciando a buenos profesionales. Es hora de que se haga algo (VAC)

Por Johel Miguel Pozo Tinoco

Muchas veces he oído de compañeros, profesores y público que asistió al Archivo General de la Nación (AGN) diversas opiniones, principalmente negativas, sobre el servicio que se brinda. Lastimosamente esa visión parece generalizarse y cuenta con evidencias, pero estas evidencias a su vez ocultan la complejidad que encierra una institución que se arroga ser una institución cultural.

Quien escribe este pronunciamiento es un bachiller en historia a la vez que archivero forzado por un campo laboral difícil. Soy trabajador del AGN desde julio del 2012 en la sede de Palacio de Justicia, la cual se ha convertido en mi segundo hogar. Como todo hogar, no se haya exento de problemas y tensiones, circunstancialmente me veo forzado (por mi moral) a ser un mal hijo y exponer algunos detalles que pueden servir para una visión más clara de lo que ocurre día a día. Con este relato no pretendo ser ingrato con aquellos que confiaron en mi persona dándome su apoyo y aliento para cumplir una labor muy ardua como lo es la conservación del patrimonio documental, sólo pretendo expresar un malestar objetivo y compartido con otros que desde otra vereda también han notado que algo anda mal.
La archivística como la historiografía y otras disciplinas teóricamente combinan a la perfección porque se complementan y enriquecen en el tratamiento del patrimonio documental. Tal combinación no parece reflejarse en la realidad puesto que entran en el análisis otros factores que merecen ser mencionados: los sindicatos y el conjunto variopinto de trabajadores de varios regímenes laborales. Los críticos al AGN quizá desconocen que es posible hallar un variado conjunto de regímenes laborales que corresponden a diferentes épocas y a diferentes orientaciones con respecto a la visión del trabajador del AGN. Con un afán un poco sintético podemos distinguir tres grupos bien diferenciados: contratados, CAS y “terceros”. Una gran parte de contratados cuentan con muchos años en la institución, muchos de ellos con amplia experiencia técnica y profesional, pero también podemos hallar de los que no cuentan más que sólo con estudios secundarios y carreras inconclusas. Esto último no desmerece al trabajador pero ya nos puede decir la distancia existente entre la demanda del público y el nivel de interpretación de un sector de los trabajadores. De los contratados una gran parte conforma el sindicato, dicho sindicato adolece de los problemas de un gremio economicista: una visión estrecha de la problemática laboral y una poca capacidad de propuesta en el mejoramiento de la institución. Muchos ya se imaginarán que el tema central de este gremio son los sueldos (por cierto precarios), las bonificaciones y los derechos como permisos y licencias. A los amigos interesados en el AGN esto último les puede ayudar a comprender cómo es que se separan los intereses entre quienes acuden a la institución por un servicio y los que construyen las partes integrantes de dicho servicio. Si bien estructuralmente el sector público se halla sumido en el olvido, podemos constatar que incluso los mismos trabajadores pueden olvidar el sentido de su propio trabajo, su razón de ser.
Otro grupo de trabajadores son los del régimen de CAS, que al contar con contratos  temporales y menor cantidad de derechos y beneficios son presa fácil del “trabajo bajo presión” y de la “pro-actividad” requeridas. Al parecer este grupo de trabajadores ha ido creciendo pero sin representatividad, es decir que se hayan excluidos del sindicatos. Esta exclusión no es casual ni tampoco está libre de problemas, es una exclusión sistemática y premeditada consagrada en el estatuto del sindicato de trabajadores del AGN, es una exclusión intencionada. En este hecho el crítico del AGN comprenderá que detrás de un trabajador CAS hay una gran soledad e incluso una tensión originada desde el mismo sindicato. Un hecho relevante es que la gran mayoría de trabajadores CAS son personas con estudios superiores y jóvenes, excepto aquellos que ingresan por medio de sospechosas convocatorias donde el requisito (“perfil”) sólo exige secundaria completa y que muchos temen decir públicamente que son arreglados bajo la mesa. Los trabajadores CAS absorben gran cantidad de presión en áreas donde se requiere una actividad muy sobrecargada, dicha presión también recae sobre trabajadores contratados, pero la diferencia es que unos se amparan en un sindicato que los “defiende” del trabajo “excesivo” y otros trabajan sin capacidad de expresar siquiera una queja por temor de perder el empleo.
Finalmente tenemos un grupo pequeño que se haya en proceso de extinción: los “terceros”. Quien escribe pertenece a este grupo. Formalmente la oficina de Personal no ve mi “contratación”, es la oficina de Abastecimiento la que solicita el requerimiento de mis servicios junto con los demás materiales como el papel, lapiceros, clips, etc. Como saben, un “tercero” emite recibo por honorarios, no cuenta con seguro médico, ni beneficios laborales. Por lo general muchos tenemos que elegir entre el hambre y esta modalidad de trabajo que paradójicamente fija el salario a partir de la capacidad del demandante, es decir que uno se “adecua” a lo que “ofrece” la institución como una remuneración pero sin ser trabajador formal. Muchos compañeros de historia conocen esta realidad porque la han vivido y sería redundante indicar que esta modalidad es la más frágil.
Si los CAS trabajan excluidos del sindicato, los “terceros” trabajamos alejados del conocimiento público, una forma de empleo entre formal e informal que por suerte será eliminado progresivamente.
Cuando un crítico del AGN quiera cuestionar o agradecer por un servicio brindado por la institución, no debe olvidar que existe una enorme cantidad de trabajadores no sindicalizados que se mantuvieron (se mantienen algunos) sumidos en la sombra y que de manera aislada tratan de contribuir a pesar del espaldarazo que muchas veces reciben. Con esto no se pretende generalizar, por supuesto que existen trabajadores honorables en los tres grupos mencionados, pero también hay de los otros que pudiendo sumar propuestas prefieren el individualismo y la mezquindad, lastimosamente estos últimos tienen éxito en sus “objetivos”, lastimosamente existe un clima ambiguo con respecto a los jóvenes profesionales puesto que son convocados por su especialización y formación académica pero a la vez son extranjeros en su propia tierra, excluidos por un sindicato sectario y anacrónico. Al profesional se le convoca para trabajos específicos de corta duración, luego de ello la cultura laboral existente los espanta.
Sugiero a los críticos del AGN que cada vez que vean a un trabajador que no cumpla con sus expectativas, le pregunten cuál es su régimen laboral y los años de antigüedad en la institución, cuál es su grado de instrucción y lo que piensa de su trabajo. Sobre todo, qué es lo que piensa con respecto a lo que hace como empleado de una institución que vela por el patrimonio documental. Esta será la mejor manera para evitar las generalizaciones tendenciosas y sobre todo para tener una mirada más cercana de la complejidad del asunto.
Dicho todo esto puedo comenzar a exponer dos temas sensibles a todos: la calidad del servicio del AGN y la pérdida de documentos.
¿De qué depende la calidad del servicio del AGN? ¿Quién la fiscaliza? ¿Por qué no sirve de nada el “libro de reclamaciones”?
Quiero hacer hincapié en un factor importante que es invisible a los usuarios: el clima laboral. Habiendo señalado la diferenciación de los trabajadores cabe indicar que todo profesional que busqué empleo en el AGN corre el riesgo de fracasar, no por la complejidad de las actividades sino por la oposición de un conjunto de trabajadores antiguos que situados desde una posición fija (su sacrosantos contratos) anulan toda posibilidad de mejoramiento del servicio en el tratamiento del patrimonio documental.
Insisto, a los que deseen conocer la realidad oculta del AGN les sugiero preguntar por la cantidad de documentación puesta en servicio para los investigadores y la otra cantidad que se halla sumida en el abandono, el deterioro y su pérdida irremediable. Basta con acercarse a preguntar por el estado de conservación y a cargo de quiénes recae esta tarea. ¿Cuánto tiempo más esperaremos para que el AGN señale, mediante inventarios coherentes, indique la documentación que resguarda y las condiciones en la que se halla?
El clima laboral explica parcialmente por qué en las salas contamos con inventarios desfasados, lentitud en la atención, falta de orientación clara, documentación en mal estado, etc.
Quien escribe trabajó el año pasado en la organización documental del fondo del Fuero Privativo Agrario, dicho inventario fue presentado en diciembre de 2012 a las instancias respectivas, las correcciones aún no se han realizado y no existe ninguna voluntad por parte de los directores para que el público sepa con qué documentación contamos sobre el proceso de reforma agraria de la década de 1970. Así podrán pasar años y ese informe final posiblemente se perderá, con lo cual nuevamente se pedirá en el futuro que se trabaje en la “organización documental” ya realizada. Quien se interese en haciendas sabe que los inventarios existentes en sala son una pesadilla y que hay documentos que “aún no están en servicio” pero “más adelante pueden darse una vuelta”.
¿Cuál podría ser una razón que explique ello? Un miedo que se cierne: la posibilidad de una pérdida masiva de documentación. Este miedo, en el fondo, refleja sintomáticamente no una amenaza futura sino una realidad muy delicada que se quiere encubrir: la pérdida sistemática de documentación. Esta pérdida (hurto) necesariamente tiene responsables. Pero el clima laboral en el AGN conlleva a situaciones extrañas, la más escandalosa es la que en estos momentos se viene desarrollando.
El año pasado dos trabajadoras CAS de la sede de Palacio de Justicia realizaron un informe técnico sobre la irregularidad de unos documentos. Básicamente su inexistencia en las unidades de instalación respectivas. Los usuarios de sala que asisten al AGN conocen esta realidad pues al pedir un documento, el legajo no sólo se puede encontrar en mal estado sino también incompleto. El que escribe también elevó informes en diferentes circunstancias sobre la ausencia física de documentación que  los inventarios registran como documentos disponibles. Este descubrimiento en el AGN es peligroso, ahora verán por qué.
Estas dos trabajadoras al elevar su informe técnico no imaginaron que se formaría una comisión que investigaría el caso de una pérdida inmensa de documentación histórica donde la responsabilidad recae en los directores de diferentes épocas que se hicieron de la vista gorda o simplemente no les importó la pérdida de documentos históricos que posteriormente fueron detectados como objetos en venta en páginas como ebay. Adicionalmente descoloca a diferentes jefes institucionales que en su momento se llenaron la boca con almuerzos de confraternidad, críticas a diestra y siniestra, incluso hay de los que por el facebook proponen la receta a toda la crisis existente ¿Habría que preguntarles a todos qué hicieron en su momento?
El mes de mayo de 2013, durante el II Congreso Nacional de Archivos Históricos realizado por el AGN, se expuso tal situación: la pérdida masiva de documentos históricos. La persona encargada de señalar la cantidad aproximada de documentación pérdida fue la actual directora del Archivo Republicano Nora Gomero. Hasta el mes de mayo se había logrado reconocer que el AGN fue durante muchos años una coladera y que el patrimonio documental se hallaba (se sigue hallando) en franco desamparo no sólo desde fuera sino desde dentro también.
¿Por qué el clima laboral es un factor relevante que explica parte de la problemática del AGN?  Porque este acto de develar paulatinamente las condiciones del AGN relativo a la pérdida de documentos que fue aplaudido por público externo causó una fuerte tensión dentro del AGN. Evidentemente los antiguos directores y trabajadores responsables de los repositorios serían los principales partícipes de infracciones y sospecha. Progresivamente el sacrosanto sindicato fue tejiendo una fuerte tensión entre trabajadores antiguos y nuevos (CAS). Muchos compañeros no sólo han sido marginados sino que se inició un hostigamiento muy fuerte que si bien no deja fuentes ni pruebas para demostrarlas ha conllevado a una silenciosa fuga de profesionales del AGN. Hasta los jóvenes estudiantes que hacen sus prácticas se desaniman cuando les asignan las emocionantes tareas de extracción de grapas, cambio de pabilos o foliaciones interminables.
Esta semana, el giro completo fue dirigido por la Presidenta Suplente de la Comisión Permanente de Procesos Administrativos Disciplinarios del AGN, Doris Argomedo Cabezas, sobre quien recae la responsabilidad por la apertura de proceso disciplinario a cuatro personas, entre ellas a las dos trabajadoras que elevaron el informe técnico señalando la pérdida de documentos: Patricia Chávez y Rossana Quispe. Es decir, personas que contando con formación técnica de la Escuela Nacional de Archiveros y obedeciendo las órdenes de quien fuera en su momento directora del  Archivo Republicano, Judith Sierra, han sido convertidas en chivo expiatorio. En esta apertura de procesos administrativo (Resolución Jefatural N° 424-2013-AGN/J) se excluye a la exdirectora de Archivo Republicano Judith Sierra. Peor aún se pretende reducir el caso de pérdida de documentos a hechos aislados del año 2012. Peor aún incluso, Doris Argomedo Cabezas fue directora de Archivo Republicano pero ahora qué mejor que reducir el asunto a su mínima expresión. Es decir que el avance en la denuncia pública sobre la pérdida de documentos como un hecho reiterativo de larga data ha sido reducido a hechos aislados librando a los exdirectores de responsabilidad alguna.
La fuga silenciosa de profesionales del AGN tiene una fuerte motivación cuando el cumplimiento de las normas y lo racionalmente correcto conlleva a una manipulación sistemática de trabajadores contratados (sindicalizados o no) para hostigar, perseguir a todo trabajador que remueva la basura existente en el AGN. Paralelamente el sindicato alberga una fauna de trabajadores que amparados en un manto legal sólo parasitan una institución con el fin de llenarse los bolsillos.
Bajo esta tensión la meritocracia es inviable y la necesidad de una reorganización del AGN por un órgano externo es urgente.
Como trabajador del AGN expreso mi repudio a esta Comisión porque extiende una apertura de proceso administrativo disciplinario a dos personas ajenas de responsabilidad en la pérdida de documentos. Incluso, las señoritas Patricia Chávez y Rossana Quispe fueron premiadas como trabajadoras del año en mayo último precisamente por haber permitido el descubrimiento de una pérdida masiva de documentación. Claro, mi repudio puede parecer insignificante puesto que mi condición de empleo es equivalente, formalmente, a papel, lapiceros o pabilo. Digamos que me expreso apelando a mi condición de bachiller en historia cuyo malestar es triple: por la pérdida de documentos, la pérdida por ende de fuentes y por el hostigamiento a los profesionales.
Recuerdo una vez a la profesora Cecilia Méndez renegando por un fichero que presentaba documentación que no podía ser solicitada, si ella supiera que lo mismo ocurre con algunos inventarios ¿qué pensaría? Si supiera que el hecho de informar sobre la pérdida de documentos en épocas anteriores nos convierte en apestados dentro de nuestro centro de trabajo, en sospechosos de dichas pérdidas!!! ¿Qué pensaría? ¿Qué pensaría si le dijese que son principalmente historiadores los que realizan la organización documental, es decir, el trabajo archivístico por excelencia? ¿Qué pensarían mis amigos historiadores de todo esto?
A todo esto, les digo a mis amigos y compañeros que muchas sorpresas encontraremos si recorremos la página de ebay donde se venden documentos del AGN con signatura incluida. Nos preguntaremos ¿qué hicieron los directores del AGN en sus dos sedes por resolver ello? ¿Por qué otros trabajadores en su momento prefirieron no informar al respecto? ¿Qué hizo el sindicato ante la pérdida de documentos durante tantos años? ¿Por qué recién se abre un proceso administrativo disciplinario a un personaje oscuro como César Augusto Durand Ibáñez? ¿La comisión explicará ante la opinión pública por qué se acordó por unanimidad la no apertura de proceso administrativo disciplinario a Segundo Rolando Peña Zurita?
Parece que estuviésemos ante una cabeza de Hidra, al cortar una surge dos más que impiden un avance para eliminarla. La modernidad nunca llegó a alumbrar al AGN, la edad de la razón no gobernó a esta institución. El colmo de la locura son los trabajadores fiscalizándose a sí mismos,  excluyendo de su panorama a cualquier profesional o usándolos de chivos expiatorios para mantener viva una institución regida por las relaciones personales, la confianza, la argolla, el favorcito.
Se dice que las escaleras se barren de arriba hacia abajo, sólo en el AGN se pretende barrer desde el sótano hacia el techo. Apelo al malestar compartido con compañeros, amigos y desconocidos ante una institución desprestigiada por su núcleo viejo, por sus carroñeros que la consumen desde dentro. Apelo al diálogo entre los que hemos callado el atropello de la exclusión y el hostigamiento que nos empuja hacia afuera.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search