El Peruano durante la República Aristocrática (1895-1920)

Esta es una pequeña nota en homenaje a los 188 años de El Peruano, donde tuve el honor de trabajar y hasta ahora guardo mucho cariño. La nota es una simplificación de un artículo que escribí este año, por eso he obviado las citas de las fuentes documentales. Considero que la historia de la prensa no sólo es leer lo que dice un periódico, sino hacer un trabajo más profundo y conocer lo que no se ve de un periódico: el trabajo diario de muchas personas anónimas. Ojalá un día, las personas que dirigen al diario oficial se decidan de una vez por todas en que El Peruano debe tener su historia digna, seria, y completa, yo igual de todas formas seguiré trabajando en esa historia, porque a través de este periódico puedo ver cómo evolucionó el Estado peruano. La próxima nota será “picante”: cuando El Comercio se hizo cargo de El Peruano. (VAC)

Introducción
Coincidentemente con el tránsito del siglo XIX al XX, ocurrieron cambios en el periodismo nacional. Progresivamente, se extinguía el periodismo personal decimonónico para dar paso a un periodismo de masas que se consolidó en la tercera década del siglo XX. Este cambio se originó por los avances tecnológicos en la impresión, como el uso de la fotografía en las ediciones impresas, el uso de la energía eléctrica, la tricromía (con Prisma), y él más importante, el ingreso de la rotativa y de los linotipos (primero El Comercio y luego La Prensa), que permitieron elevar exponencialmente el tiraje de los periódicos (Gargurevich, 1991: 109-143).

El diario oficial El Peruano no fue ajeno a estos cambios. La constante preocupación del Estado por los trabajos de la Imprenta del Estado, permitió que ésta pueda adquirir el material tipográfico necesario para satisfacer la necesidad de una burocracia que estaba creciendo. La historia del diario oficial durante el período de la “República Aristocrática” (1895-1920) está marcada por constantes intentos de los sucesivos gobiernos para que la Imprenta del Estado genere los ingresos necesarios para su sostenimiento y la publicación permanente de El Peruano.

La inestable administración de la Imprenta del Estado
El 6 de junio de 1895, el Estado sacó a remate la administración de la Imprenta del Estado, luego de rescindir el contrato firmado en 1891 con Federico Pflucker, por no cumplir con la compra de nuevos material según lo estipulaba ese documento. Las bases estipulaban: Un contrato de cuatro meses, con posibilidades de ampliarse; el pago de una fianza de S/. 4000; la impresión de doce números mensuales de El Peruano y la entrega al Ministerio de Gobierno de 1500 ejemplares, por cada número; la base de la licitación de S/. 390 al mes; la impresión gratuita de números extraordinarios de El Peruano; otras impresiones ordenadas por los Ministerios al costo; el administrador de la imprenta puede vivir en el establecimiento; y que en la Imprenta del Estado no se haga otra publicación diaria y periódica de carácter político que la del diario oficial.

Se presentaron dos propuestas. La sociedad de José Santos Chocano y Alberto Montes ofreció imprimir El Peruano a S/. 19.00 por número. Por otro lado, Otón Bringas López ofreció la impresión de cada ejemplar a S/. 19.40. Evidentemente, la propuesta de Chocano y Montes ganó la licitación, pero es necesario precisar que Chocano fue secretario de Manuel Candamo, Presidente de la Junta de Gobierno de 1895.

José Santos Chocano

José Santos Chocano, administrador de la Imprenta del Estado entre 1895 y 1898

La administración de Chocano duró hasta 1898, tiempo en el que publicó a través de la Imprenta muchas de sus obras. En lo que se refiere a El Peruano, sólo se limitaba a la publicación de toda la información que remitían las oficinas públicas, sin que haya una sección periodística. El Gobierno canceló dicho contrato “por intereses fiscales” y tomó el manejo de la institución, y nombró a Estenio Meza como administrador. Se compró nueva maquinaria y útiles de imprenta (por ejemplo de la fábrica Marinoni se adquirió una prensa “Retiration” de 2 cilindros), se sanearon las cuentas, y se refaccionó el local. En 1901 en la memoria del Ministro de Gobierno se señalaba lo siguiente:

“Es conveniente mantener este taller tipográfico, procurándose una mayor economía en su sostenimiento, a fin de no hacer tan costosos los trabajos que en materia de publicaciones necesitan las oficinas públicas…para que los operarios puedan utilizar las horas de la noche se ha establecido en los salones el servicio de alumbrado eléctrico… En esta imprenta se edita ‘El Peruano’, diariamente, ‘El Economista’ y ‘La Revista Militar’…”

A fines de ese año el gobierno nombró una comisión visitadora para ver el estado del establecimiento. Esta comisión indicó que estaba mal administrado: no se tenían libros completos de las operaciones, ni anteriores a 1899; exceso de trabajadores y de horas extraordinarias de trabajo; gastos excesivos en la conservación de las máquinas; en los altos de la casa vivía una familia y en el local anexo funcionaba el despacho de un abogado, sin que pagaran una renta. En suma, una “notable desproporción entre el progresivo y considerable aumento de los egresos y el relativamente exiguo de los ingresos”. La comisión recomendaba que la Imprenta estuviera reglamentada severamente y sujeta a una inspección experta y continua, y que sea manejada directamente por el Gobierno. Se destituyó a Meza de la administración y nombró en su lugar al militar Agustín Daniel Zapatel.

El 19 de mayo de 1902, el Ministerio de Gobierno sacó nuevamente a remate la Administración de a Imprenta del Estado, adjudicándola por tres años a quien pudiera imprimir a menor costo 1 500 ejemplares de El Peruano a ocho páginas, y una fianza de 10 000 soles. De las nueve propuestas que se presentaron, ganó la de Tomás Buckley, porque “proporciona la mayor ventaja entre las nueve presentadas, desde que publicará gratuitamente el diario oficial, hará en el valor de las otras publicaciones el 35% de rebaja sobre cualquier otra propuesta; y en la de las Memorias de los señores Ministros de Estado, la del 50%.”

Ese mismo año, en el discurso del Ministro de Gobierno ante el Congreso se reflejaba un claro optimismo por la situación de la Imprenta del Estado:

“Cuentan hoy los talleres tipográficos del Estado, con máquinas de última invención para imprimir… el material tipográfico ha sido mejorado notablemente… Este mejoramiento ha dado por resultado que el diario oficial circule con la puntualidad debida, y que se hayan editado más de 60 000 volúmenes de obras oficiales y particulares, aparte de trabajos ligeros diversos.”

Primera fotografía publicada en El Peruano, por la muerte del Presidente Manuel Candamo (1904)

Primera fotografía publicada en El Peruano, por la muerte del Presidente Manuel Candamo (edición del 11 de mayo de 1904)

Sin embargo, en junio de 1904 se presentaría un serio problema. Buckley solicitó al Ministerio de Gobierno que las instituciones públicas deberían pagar una fianza para poder imprimir sus obras, y que la Imprenta del Estado no debería pagar impuestos de aduana, por el papel y artículos de imprenta que introduzca, por más de 9 000 soles al año. El Estado se negó al dicho pedido en octubre, por lo que Buckley dejó de imprimir El Peruano. El Estado no tuvo otra alternativa que rescindirle el contrato el 20 de mayo de 1905, y nombró a Luis Esteves como administrador. Todo el personal sería nombrado directamente por el gobierno. El Ministerio de Hacienda dio un crédito de 2 000 libras para el sostenimiento de la Imprenta, pudiendo así publicar el 5 de junio los números atrasados de El Peruano, como lo dice una nota de El Comercio:

“Con el fin de irse poniendo con el día, han salido a luz tres números de esta publicación oficial, de los cuales corresponden a noviembre del año pasado y el tercero al 2 del mes en curso.”

A pesar de las medidas de emergencia, la situación no mejoraba, a principios de 1906 la publicación de El Peruano se redujo drásticamente. Por ejemplo, en febrero se publicaron sólo dos números. Como una forma de conseguir ingresos, el Estado dispuso que todas las oficinas públicas impriman sus trabajos en la Imprenta del Estado.

El Peruano y la Escuela de Artes y Oficios
Al año siguiente, Pedro Paulet, quien se desempeñaba como Director de la Escuela de Artes y Oficios, reinaugurada en 1905, solicitó al Ministro de Gobierno que todos los materiales de la Imprenta del Estado pasen a esa institución educativa, donde se formaría una sección de artes gráficas. Paulet deseaba formar técnicos en el arte de imprimir, que estuviera acorde con los cambios tecnológicos, que deje de ser artesanal.

Pedro Paulet, director de El Peruano entre 1907 y 1911.

Pedro Paulet, director de El Peruano entre 1907 y 1911.

Entonces, en abril de 1907, se aprobó el traslado de los talleres de la Imprenta a la Escuela. En el acuerdo se estipulaba que el Ministerio de Gobierno: a) entregaba a la Escuela las máquinas, tipos, materiales y demás enseres existentes en la Imprenta del Estado; b) correría con los gastos de traslado e instalación; c) pagar semanalmente los números de El Peruano que se hubieran impreso. Mientras, la Escuela Artes y Oficio se obligaba: a) Imprimir 2000 ejemplares de El Peruano, en cuatro o más páginas, según sea el material que se le suministre todos los días, menos los festivos; a razón de S/. 27.00 cada uno, pagados por el Ministerio de Gobierno; b) imprimir por su cuenta otros trabajos, siempre que no tengan carácter político; c) el uso de las utilidades en la remuneración de los empleados que demande el servicio, el remplazo del material que el uso haga inservible y en la adquisición de nuevos elementos de trabajo; y d) conservar en buen estado todo el material que se le traspase. Paulet fue nombrado director de El Peruano.

El Ministerio de Gobierno para completar el traslado encomendó a José Rodolfo del Campo, oficial del Tribunal Mayor de Cuentas, para que revise la contabilidad, el estado de los enseres y del local de la Imprenta del Estado. En su informe señalaba:

“La máquina grande de doble cilindro, antiguo sistema ‘Marinoni’ se halla en buen estado de uso con la compostura que se le hizo últimamente en dos piñones de los tinteros. Se puede aprovechar bien sus servicios, si un maquinista impresor, entendiendo, la arregla convenientemente. Aunque su funcionamiento es costoso… puede retribuir con creces el gasto que ocasione su reparación. Actualmente imprime 1000 ejemplares por hora…”

Así, luego de 50 años, la Imprenta del Estado dejó el viejo local de la calle de la Rifa, y el Gobierno lo cedió para que funcione allí la Dirección de Instrucción. Desde el 1° de julio de 1907 se imprimió El Peruano en la Escuela de Artes y Oficios.

La Imprenta del Estado 1908, cuando se ubicaba en los salones de la Escuela de Artes y Oficios. Fuente: Informaciones y Memorias.

La Imprenta del Estado 1908, cuando se ubicaba en los salones de la Escuela de Artes y Oficios.

Paulet deseaba producir un periódico oficial similar a países como Chile o México. Aunque en un principio las ediciones de El Peruano en la Escuela no eran de buena calidad, al año siguiente quedó claro que la iniciativa de Paulet rindió sus frutos. Se mejoró la calidad de la impresión y la frecuencia de la publicación de El Peruano. Esto se debió a su insistencia en solicitar a los Ministerios los documentos que debían publicarse, incluso se instaló una “agencia” de El Peruano en el Palacio de Gobierno. Además, regularizó la distribución del diario entre las dependencias estatales tanto del interior como del extranjero, para que lleguen a su destino con el menor retraso posible.

Paulet estableció en el diario una sección especial para insertar las leyes y resoluciones legislativas. Otras secciones correspondían a los decretos y resoluciones Ministeriales, los denuncios mineros, informaciones del Ministerio de Hacienda y las publicaciones de marcas y patentes, entre otras. Para lograr estas mejoras, estableció que toda información debería remitírsele en copias certificadas, y así dar un carácter de autenticidad a su publicación.

El ilustre tacneño José María Barreto fue director entre 1911 y 1912

El ilustre tacneño José María Barreto fue director entre 1911 y 1912

Luego de cuatro años, en 1911, el Gobierno decidió separar el cargo de director de la Escuela y de El Peruano. Se nombró a José María Barreto director de El Peruano. Con él, en el diario oficial se incluyeron notas periodísticas. Paralelamente, Barreto ejercía como Jefe de la sección de artes gráficas de la Escuela, pero sin ser parte del cuerpo docente de esta.

Al año siguiente, el 1° de octubre de 1912, en el gobierno de Billinghurst, se nombró director del diario a Abraham Valdelomar como Director. Al año siguiente, el gobierno adquirió por 5,565.962 libras peruanas la imprenta de El Diario (periódico civilista que apareció en 1908), para que forme parte de la Imprenta del Estado. Con esta compra El Peruano se trasladó al local de la calle Núñez N° 206. De esa misma imprenta saldría en setiembre de ese año La Nación, periódico vocero del gobierno de Billinghurst (Basadre, 2005, 6: 174-175).

Abraham Valdelomar, director de El Peruano entre 1912 y 1913

Abraham Valdelomar, director de El Peruano entre 1912 y 1913

La Imprenta itinerante
Al referirme a la Imprenta itinerante me refiero al periodo entre 1913 y 1916 en el cual la Imprenta del Estado constantemente cambiaría de local, lo cual demuestra una inestabilidad en su funcionamiento, y el costo que estos traslados implicaría. Y nuevamente esta dependencia regresaría al Ministerio de Gobierno. De acuerdo al colofón de cada ejemplar de El Peruano, la Imprenta tuvo seis traslados: 1) De mayo a octubre de 1913 en la Calle Núñez (Jr. Ayacucho) N° 206; 2) de octubre de 1913 a noviembre de 1914 en el Jr. Carabaya N° 537; 3) de noviembre de 1914 a abril de 1915 en el Jr. Carabaya N° 560; 4) de abril a agosto de 1915 nuevamente en la calle Núñez; 5) de agosto a noviembre de 1915 nuevamente al Jr. Carabaya; y 6) regresó al local de la calle Núñez.

La Casa Olavide, en la calle Núñez, de la Imprenta del Estado entre 1913 y 1920.

La Casa Olavide, en la calle Núñez, de la Imprenta del Estado entre 1913 y 1920.

Luego de dejar la dirección Valdelomar, asumió el cargo Juan Pedro Paz Soldán, quien debió continuar con el traslado de la Imprenta, que ya era incómodo para la Escuela pues ocupaba mucho espacio:

“Al hacerme cargo de la dirección de ‘El Peruano’ el 1° de junio de 1913 encontré la traslación de los enseres de la imprenta del Estado a medio hacer: Una parte de las máquinas había sido instalado, ya en la calle Ayacucho 206, pero que se le destinara, quedó en la Escuela de Artes y Oficios el resto del taller y entre otras máquinas importantes la Marinoni en que se efectúa el tiraje de ‘El Peruano’…”

Paz Soldán hizo cambios importantes en la administración. Primero, despediría al Regente de la Imprenta, el italiano Juan Pringitori, por considerarlo incapacitado para tal labor. Pringitori, que fue nombrado como maestro de la Sección de Artes Gráficas cuando la Imprenta estaba en la Escuela de Artes y Oficios. Segundo, consiguió, que el Ministerio de Gobierno prohíba que los extranjeros trabajen en la Imprenta del Estado, porque:

“En todas partes las imprentas nacionales están servidas por hijos del país, con exclusión del elemento extranjero, al cual no es prudente confiar los secretos del Estado, que en más de una ocasión se ventilan en las imprentas nacionales al editar documentos de carácter reservado…. los empleados extranjeros se creen autorizados a romper con toda disciplina y a solicitar a cada paso, la intervención diplomática con detrimento de la independencia y de la buena marcha de las oficinas nacionales que les suministran trabajo.”

Juan Pedro Paz Soldán, director entre 1913-1914

Juan Pedro Paz Soldán, director entre 1913-1914

Los locales donde se ubicaba la imprenta, eran inadecuados para la realización de los trabajos, incluso había parte de los materiales que aún quedaban en la Escuela y en un depósito que pronto sería destruido por la ampliación de la Avenida de la Colmena. Era necesario ubicar un lugar con mayor espacio. A la llegada del segundo gobierno de José Pardo, “la publicación de El Peruano estaba atrasada en cerca de un año, y que a los empleados y operarios se les adeudaban varias mensualidades”, por lo que el se dictaron medidas para publicar regularmente el diario y liquidar las cuentas, y levantar un inventario general en 1916. Era director en aquel entonces Enrique Castro Oyanguren, recordado por su papel en La Prensa.

El Peruano a inicios de la “Patria Nueva”
Con la llegada de la ‘Patria Nueva’ vendrían nuevos aires para la Imprenta del Estado y El Peruano. Recordemos la importancia que Leguía le daba a la propaganda política y de como medios importantes como La Prensa fueron confiscados por el leguiísmo. Así, en 15 de abril de 1920, dentro de una serie de reformas en el Estado, se decretó la organización transitoria de la Imprenta del Estado, “en que se consulten el orden y la economía, a la vez que la normal prosecución de los servicios que el referido establecimiento ha prestado y debe seguir prestando”. Así, la Imprenta estaría conformada por doce personas: un Director-redactor, un administrador-cajero, un contador, un colector de datos y corrector de pruebas, un amanuense secretario, un regente, un maquinista, un portero, un portapliegos, un oficial de distribución y envío de “El Peruano” al interior y al exterior, y finalmente dos empaquetadoras. También disponía las mejoras necesarias para el manejo de la economía y “hacer del diario oficial un órgano efectivamente útil del Poder Público; interprétese de los anhelos, derechos e intereses generales; defensor del orden y de las autoridades constituidas; expositor de los propósitos y planes del Ejecutivo; y fuente de recursos para el Erario”.

Antiguo manicomio del Cercado. Cuando se inauguró el asolo-colonia de Magdalena (hoy hospital Larco Herrera), fue sede de la Imprenta del Estado entre 1920 y 1927.

Antiguo manicomio del Cercado. Cuando se inauguró el asolo-colonia de Magdalena (hoy hospital Larco Herrera), fue sede de la Imprenta del Estado entre 1920 y 1927.

Con este respaldo legal, se iniciaron los trabajos para instalar la Imprenta del Estado en el viejo local del Manicomio de Lima, en el jirón Huaylas, en la zona del Cercado. Así se anunciaba la “nueva cara” de El Peruano en julio de 1920.

“El Peruano despierta de su prolongado sueño hipnótico, se despereza de su antigua inercia, sacude la abulia de los años y la infecundidad de los lustros; se levanta, al fin, de si profundo letargo, enervante y yaciente, tocado por la vivificadora vara ‘súrgite’ (sic.) del actual Gobierno. Y abre con vigorosidad su nueva era. Cambia de frente, y por el trabajo, salvador de los naufragios humanos, sin vacilar se decide.”

No sería hasta dos años después que finalmente se acaben los trabajos y se anuncie la nueva organización de la institución, que no duraría todo el Oncenio, pero eso es materia de otra historia.

Referencias bibliográficas citadas:
BASADRE, Jorge. (2005). Historia de la República del Perú (1822-1933). 9na. Edición. Lima, Empresa Editora El Comercio.

GARGUREVICH, Juan. (1991). Historia de la Prensa Peruana (1594-1990). Lima, La Voz ediciones.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.