Cuando un conde dirigió El Peruano

Este pequeño artículo se preparó para la revista Variedades, en conmemoración a los 100 años que asumió la dirección de El Peruano el ilustre Abraham Valdelomar. Por motivos ajenos sólo se publicó un extracto de la misma. Aprovechando el relanzamiento de El Espejo de Clío, deseo presentarlo tal y como fue escrito en su momento, y con las imágenes que a veces, por espacio, un diario no puede publicar. (VAC)

Como he referido en un artículo anterior[1] El Peruano se encontraba desde 1907 bajo el mando del Director de la Escuela de Artes y Oficios, hasta que en marzo de 1911 el Ministerio de Fomento nombró a José María Barreto Director-redactor del diario oficial, dejando la administración de la Imprenta del Estado a la Escuela.

Imprenta de El Peruano en 1908, cuando se imprimía en la Escuela de Artes y Oficios. Fuente: Informaciones y Memorias.

Imprenta de El Peruano en 1908, cuando se imprimía en la Escuela de Artes y Oficios. Fuente: Informaciones y Memorias.

Barreto, que había dirigido en la Tacna cautiva La Voz del Sur, reorganizó la publicación oficial en tres secciones: editorial, noticiosa y de información oficial. El despacho del Director-redactor podría encontrarse fuera de la Escuela de Artes y Oficios y el Estado había aprobado un aumento de 40 libras peruanas para la edición de 8 a 10 páginas. El personal de El Peruano no sólo se encargaba de imprimir cada número del diario oficial, sino de enseñar los cursos de la Sección de Artes Gráficas de la Escuela de Artes y Oficios.

La Escuela de Artes y Oficios a inicios del s. XX. La Imprenta del Estado se ubicó allí entre 1907 y 1913.

La Escuela de Artes y Oficios a inicios del s. XX. La Imprenta del Estado se ubicó allí entre 1907 y 1913.

Con estas características del diario oficial, a pocos días de instalarse el gobierno del presidente Billinghurst, el 1° de octubre de 1912 asumió la dirección de esta publicación un joven de tan solo veinticuatro años, que respondía al nombre de Abraham Valdelomar.

Valdelomar, el joven periodista.

Pedro Abraham Valdelomar Pinto (1888-1919) es uno de los principales exponentes de la literatura nacional. Conocido como “El Conde de Lemos”, fue autor de memorables obras como El Caballero Carmelo y fundador del movimiento literario Colónida, participó desde muy joven en el oficio periodístico.

Abraham Valdelomar (1888-1919)

Abraham Valdelomar (1888-1919)

Su trayectoria comenzó cuando aún era estudiante en el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe, cuando fundó La idea Guadalupana (1903). Luego de ingresar a la Facultad de Letras en la Universidad de San Marcos, trabajó como caricaturista en revistas como Actualidades,  Monos y Monadas, Variedades, Aplausos y Silbidos, entre otras.

En esos años, publicó sus primeros escritos en las revistas Contemporáneos, Ilustración Peruana, Variedades y el periódico El Diario. En este último, en 1910, publicó sus crónicas tituladas Con la argelina al viento, luego de enrolase en el ejercito cuando hubo una tensión limítrofe con el Ecuador. Al año siguiente en Variedades publicó por entregas su novela corta La ciudad de los tísicos (1911).

Valdelomar y la campaña electoral de 1912

En 1912 se realizaron las elecciones presidenciales para suceder al civilista Augusto B. Leguía. El Partido Civil había elegido como candidato a Antero Aspíllaga. Frente al candidato oficialista, surgió súbitamente un opositor: Guillermo Billinghurst, un antiguo empresario salitrero. Su candidatura, precedido por su gestión populista como alcalde de Lima, contó con un gran apoyo de los trabajadores, estudiantes y sectores populares.

Dentro de estos estudiantes estuvo Abraham Valdelomar, que se incorporó como miembro del “Comité Directivo Billinghurista”, en el cargo de secretario de la Casa Política, lo que le permitió una relación muy estrecha con el candidato. En la Universidad de San Marcos Valdelomar fundó y presidio el Club Universitario Billinghurst N° 1. Así participó en las jornadas políticas de mayo, donde los partidarios del “Pan Grande” –como se le conocía a Billinghurst- solicitaron a Leguía la nulidad de los comicios por muchas irregularidades.

El día delos comicios, el 25 de mayo, los partidarios de Billinghurst convocaron a un paro general. Ocurrieron muchos desmanes en las mesas electorales y clubes civilistas. Incluso Valdelomar dirigió un grupo de 700 personas con dirección a la Junta Electoral Nacional, con la intención de de destruir los padrones electorales, pero fueron impedidos por las autoridades. No hubo otra salida que declarar la nulidad de las elecciones, por no haber alcanzado el tercio mínimo necesario del total de votantes.

 

La dirección de El Peruano

Finalmente, en agosto, el Congreso eligió a Billinghurst como presidente de la República. El 24 de setiembre asumió el mando y nombró su primer gabinete. Valdelomar fue nombrado Director interino de El Peruano  el 27 de setiembre de 1912, asumiendo sus funciones, como se mencionó, el martes 1° de octubre. Estableció el despacho del diario oficial en su domicilio, en el jirón Carabaya N° 1159. De allí debía coordinar su impresión con Juan Pingitore, Jefe de la Sección de Artes Gráficas de la Escuela de Artes y Oficios. Su labor se limitó a la organización del material que iba a ser publicado en el diario, sin la necesidad de escribir editorial o nota alguna. Los costos de impresión y distribución de El Peruano en aquellos años corrían a cuenta del gobierno.

El Peruano. 1° de octubre de 1912, cuando asumió  la dirección Abraham Valdelomar.

El Peruano. 1° de octubre de 1912, cuando asumió la dirección Abraham Valdelomar.

Al año siguiente se realización algunos cambios en la presentación de El Peruano. Se incrementó el tamaño de su edición y se cambió el formato de dos a tres columnas. A fines de enero empezó a publicarse el diario oficial cada dos días, con ocho páginas. Cada número tuvo dos fechas, por ejemplo, el primer número ese formato fue del 27 y 28 de enero de 1913. Bajo este formato se publicó hasta 1914.

Paralelo a estos cambios, el gobierno le encomendó la tarea de recibir la imprenta, muebles y otros enseres de El Diario– donde él había colaborado años atrás-, para que forme parte de la Imprenta del Estado. Esta compra le permitiría al Estado cumplir con los trabajos de impresión de sus dependencias.

El Diario apareció en 1908 auspiciado por un grupo de capitalistas, encabezados por Javier Prado, fue su primer director Enrique Castro Oyanguren –que luego lo sería de El Peruano. En 1912 apoyaron la candidatura civilista. Su local se ubicaba en la calle Núñez (Jr. Ayacucho) N° 206. La transacción se estableció en 5,565.962 libras peruanas. Con la compra de la imprenta de El Diario, la Imprenta del Estado se trasladó al local de la calle Núñez, de donde salió El Peruano a partir de la edición del 8 y 9 de mayo de 1913. De esa misma imprenta saldría en setiembre de ese año La Nación, periódico vocero del gobierno de Billinghurst.

La Casa Olavide, en la calle Núñez, de la Imprenta del Estado entre 1913 y 1920.

La Casa Olavide, en la calle Núñez, de la Imprenta del Estado entre 1913 y 1920.

Sus funciones como director de El Peruano transcurrieron sin ningún contratiempo hasta que el Ministerio de Fomento nombró como nuevo director a Juan Pedro Paz Soldán, el 31 de mayo de 1913. Valdelomar fue destacado a un puesto diplomático, como Secretario de segunda clase en la embajada peruana en Italia, hacia donde partió el 1° de julio de ese año.

Aunque el periodo de Valdelomar como director de El Peruano fue breve, siempre es importante recordar a uno de los tantos personajes ilustres que dirigieron nuestro diario oficial.

 


[1] “Pedro Paulet, director de El Peruano”. Variedades 3ra. Etapa N° 281, 25 de junio de 2012.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.