>Epopeya: primer capítulo

>

César Arias Quincot

El domingo 6 estaba enfermo –y lo seguí estando toda esa semana–, sin embargo, ello no me impidió ver el documental chileno Epopeya, que trasmite una visión de ese país acerca de la Guerra de 1879. Desde mi particular punto de vista (soy licenciado en historia pero nunca he profundizado en el siglo XIX), es un documental interesante, bien estructurado y que busca tratar de entender los puntos de vista predominantes en los países vencidos por Chile en ese conflicto.

A través del documental es posible entender la razón subyacente de haber procedido así y no haber elaborado un especial con un discurso patriotero, militarista y triunfalista. Creo que si gobernara la derecha pinochetista, nostálgica de la dictadura, las cosas hubieran sido así, sin duda alguna; sin embargo, ahora gobiernan las fuerzas democráticas y progresistas que tienen una perspectiva diferente.

Para ilustrar la veracidad de este argumento, recuerdo a los lectores que cuando se vivió el centenario de aquel conflicto (1979), nosotros vivíamos las horas finales de la dictadura, pues el general Morales Bermúdez había decidido proseguir con la trasferencia democrática y los chilenos soportaban el oprobio de un régimen arbitrario represivo. En ese contexto, es muy interesante recordar las opiniones de la revista chilena Mensaje.

Se trata de una publicación católica progresista –algunos aquí dirían que es “caviar”– editada por los jesuitas y que tenía la extraña virtud –en una dictadura– de publicar editoriales muy claros, sin circunloquios ni medias palabras. Mensaje dijo que la guerra no fue un conjunto de acciones heroicas de los chilenos y que también ellos cometieron crímenes de guerra.

Decir cosas de este tipo en plena dictadura militarista y patriotera requería valor, pero mostraba que había, y hay, en Chile personas que piensan diferente y son capaces de elaborar un discurso distinto. Creo que los autores de Epopeya han sido influidos, por lo menos parcialmente, por una visión más objetiva del conflicto.

Un aspecto interesante es presentar versiones bolivianas y peruanas, además de las chilenas. El historiador peruano Nelson Manrique tuvo varias y lúcidas intervenciones, pero el punto más conflictivo es el de la causa inmediata de la guerra: la violación por Bolivia de un tratado, y allí, lógicamente, predomina la perspectiva del país del sur.

El documental fue preparado para el público chileno y se le quiere dar también las perspectivas de quienes perdimos la guerra. Ello es bueno porque les permitirá entender que existen otras perspectivas y no solo la suya. También lo sería para nosotros, porque nos hace ver la perspectiva chilena y las propias reflexiones hechas por ellos en la actualidad. No me sorprendió la forma positiva en que se presentó a Grau; recuerdo que leí, en mi primera visita a Santiago, en el monumento a Pratt, la carta de Grau a la viuda del marino chileno.

Artículo publicado en El Peruano el 21 de Mayo del 2007


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search