Recuerdos del siglo XX: 1917

>

César Arias Quincot

En 1917, Europa estaba agobiada por la guerra, millones vivían hacinados entre el fango, la suciedad y las ratas que caracterizaron las trincheras típicas de la lucha en el frente occidental. En marzo de 1917, los desmoralizados soldados rusos, cansados de ser una masa utilizada como carne de cañón por sus ineptos y corruptos comandantes, inició un desbande masivo del frente con ánimo insurreccional; en Petrogrado (la capital de entonces), los soldados se negaron a reprimir huelguistas y saqueadores y se unieron a las multitudes que protestaban. Al poco tiempo, el zar cayó y fue reemplazado por una república dirigida por centristas moderados.

En abril, Estados Unidos declaraba la guerra a Alemania; ésta fue la más letal consecuencia de la guerra submarina adoptada por el alto mando alemán con profunda irresponsabilidad. El presidente Wilson anunció que Estados Unidos no buscaba nada para sí, solo defender los derechos de los pueblos que trataban de decidir su destino con autonomía y libertad. Wilson denunció también al “reaccionario” militarismo alemán como algo “sin conciencia y sin honor”. Por primera vez, Estados Unidos intervenía militarmente en los conflictos de Europa. Estaba naciendo un nuevo mundo.

Ese año, el más movido de la Primera Guerra Mundial, se puede decir que nació el siglo XX en la política internacional: el sistema soviético como elemento gravitante y la participación de Estados Unidos como potencia mundial.

Cuando cayó el zar, los nuevos gobernantes dieron amnistía a los presos y exiliados de la monarquía, entre los cuales ocupaban un lugar importante los bolcheviques o socialistas radicales –enemigos de la guerra que deseaban convertir la “guerra imperialista de rapiña” en guerra revolucionaria para imponer el socialismo en Europa–. Los más importantes jefes bolcheviques, encabezados por Lenin, estaban en Suiza y no podían viajar por países aliados, dado que se sabía que buscarían, una vez en Rusia, sacar a su país de la guerra.

Por esa razón fue que las autoridades alemanas permitieron que Lenin, su esposa y los principales líderes bolcheviques (Zinnoviev, Kamenev, Radeck) cruzaran en tren por territorio alemán. Al llegar a Petrogrado, Lenin planteó: “Todo el poder para los soviets” y, por tanto, el fin del gobierno provisional.

El 7 de noviembre, los bolcheviques tomaron el poder, con lo que se inició la era soviética; esta revolución y los métodos leninistas escindieron al socialismo, separándose los leninistas de la Internacional Socialista para formar la Tercera Internacional o Internacional Comunista. Ese ciclo terminó con el fracaso histórico del leninismo en 1988.

Despúes de la victoria aliada, un Congreso republicano aislacionista quiso anular la obra de Wilson, pero este mandatario quedó como precursor de la presencia de Estados Unidos como gran potencia mundial.

Artículo publicado en El Peruano el 14 de mayo del 2007.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search