>Virajes de ayer y de hoy

>

Por Augusto Ruiz Zevallos

Hace unos días, Daniel Parodi y Nelson Manrique debatieron sobre el pensamiento y la acción de Haya de la Torre (ver: http://blog.pucp.edu.pe/item/140013/debate-sobre-el-apra-nelson-manrique-y-daniel-parodi). Al respecto quisiera hacer algunos comentarios, motivado por el asunto del viraje, que es todo un tema en el Perú.

Coincido con el ánimo de Parodi cuando señala que los cambios de Haya -salvo su alianza con el odriismo- lejos de ser condenables, son un antecedente de las actuales posturas de la otrora izquierda mariateguista. ¿Cómo dejar de felicitarnos por el viraje ideológico de una izquierda que optó por partidos pluriclasistas y por la vía electoral? ¿No estaba Ollanta Humala y quienes lo apoyaron en 2006 más cercano al Haya de 1931 que a Mariátegui? ¿No está el actual Ollanta, que acepta el TLC con Estados Unidos y la inversión extranjera condicionada, más cercano al Haya socialdemócrata de 1956, el del “interamericanismo sin imperio”? ¿Son mariateguistas algunos izquierdistas que participan en el actual gobierno, habiendo desterrado positivamente de su léxico expresiones como “revolución”, “imperialismo”, “imperio”, “gobierno popular sin transnacionales”? Si descartamos el supuesto del Caballo de Troya, ya usado en los 80 cuando ingresó en la escena democrática con un alto costo para la propia izquierda, no podemos dejar de saludar el reajuste estratégico operado y tratar de entenderlo a la luz de algunos hechos del pasado, como el giro de Haya de la Torre en 1931.

Sin embargo, el argumento de Parodi no permite esta tarea pues para él los virajes de Haya no serían tales sino más bien actos que se encontraban ya, “como base ideológica”, en el Haya de 1928, cuando escribe El Antiimperialismo y el APRA (EAA), borrando el hecho de que el programa de 1931 significó un abandono del mito revolucionario y un paso decisivo hacia el reformismo. En este sentido estaría de acuerdo con Manrique, quien si aprecia dos planteamientos claramente distintos, antes y después de 1931, pero, extrañamente Manrique tampoco cree que hubo tal viraje ya que el discurso antiimperialista de Haya fue solo un recurso, con el cual “buscaba mostrarse más radical”, en la disputa que sostenía con José Carlos Mariátegui. Manrique sostiene que, muerto Mariátegui, “sin un rival ideológico que enfrentar, Haya pudo renunciar a su discurso radical”, reforzando así la imagen del fundador del APRA como un jugador calculador y racional.

No hay problema con este énfasis en lo racional como factor decisivo, siempre y cuando uno se muestre dispuesto a identificar tales cálculos en personajes de su simpatía, si no se corre el riesgo de hacer pura propaganda. Personalmente reconozco que en la historia de la izquierda peruana abundan los casos en que la ideología fue simplemente una justificación posterior a las acciones y los casos en los que un jugador dice A si el otro ha dicho B. En la historia del APRA hay mucho cálculo y en Haya de la Torre esta lógica ayuda a comprender, por ejemplo, por qué, no creyendo ya en su vigencia desde el punto de vista programático, pública El Antiimperialismo y el Apra en Chile en 1935/36 y en el Perú en 1971,. En ambos casos Haya respondía a jugadores específicos (la izquierda chilena que recién entonces empezaba a hablar de frente único de clases y el Gobierno reformista de Velasco) que estaban aplicando las tesis hayistas, y así fundamentar la legitimidad histórica del aprismo.

Pero para el año que nos ocupa, 1931, esta perspectiva no califica: EAA, violento con relación al Discurso de Plaza de Acho, no era como texto “más radical” que 7 Ensayos como para que le pudiera servir de carnada en su pesca de cuadros comunistas. Fue el punto de llegada de una sincera vivencia racional y pasional de carácter antiimperialista. Y quizás le sirviera para poner en claro sus aciertos y sus excesos. La confrontación con el país en 1930-1931 hizo el resto. A medida que se va sumergiendo en el país, al margen de la disputa con el mariateguismo, Haya va cambiando. Fue en una coyuntura de apertura política que se abrió tras la caída de Leguía, en donde juegan más de dos actores: el Partido Socialista de Luciano Castillo, los descentralistas y sobre todo Sánchez Cerro, su principal adversario, además de las bases cañeras del Sólido Norte, cuya conflictividad había disminuido drásticamente y un proletariado que se insertaba cada vez más en la institucionalidad.

Finalmente, los políticos no son sujetos puramente racionales que existen kantianamente al margen de la tradición política, la experiencia o las diversas hipótesis que integran sus construcciones ideológicas. Lo que decidan está condicionado por una historia previa. Importante es el hecho que mientras en Mariátegui hay una fuerte componente de las corrientes que enfatizan el voluntarismo y la fuerza del mito, en Haya hay una fuerte presencia de la ciencia y de los aspectos deterministas del marxismo. Decisivas fueron las revoluciones de México y Rusia. A diferencia del Amauta, Haya vio de cerca ambos procesos y eso le permitió un mejor acercamiento al tema de las posibilidades de cambio en el mundo y en la sociedad peruana. Los cambios operados con la NEP, lo hizo considerar el socialismo como una meta aún lejana y que, tal como lo viera Lenin, necesitamos del capital para construir una nueva sociedad. La revolución en México le permitiría darse cuenta de que en el Perú difícilmente los revolucionarios podrían apoyarse en un campesinado o en peones agrícolas armados. De ahí que, cuando lo de Trujillo, no mostrara muchas esperanzas en una revolución de masas y prefiriera la vía de la conspiración con sectores del Ejército.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Victor Arrambide (1 de septiembre de 2011). >Virajes de ayer y de hoy. El Espejo de Clío. Recuperado 24 de julio de 2024 de https://espejoclio.hypotheses.org/218


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search