Prisma. Antecesora de Variedades

>

Víctor Arrambide Cruz

Hace poco más de una año fue relanzada por segunda vez Variedades, suplemento semanal de este diario, que continuó la tradición de la conocida revista de principios del siglo XX. En ese número, un artículo presentó un interesante panorama general de su historia, pero señaló erróneamente su aparición el 29 de noviembre de 1908.

Primero a aclarar la fecha. Fue el 29 de febrero de 1908 cuando apareció en las calles de Lima el prospecto de la revista Variedades. Revista Semanal Ilustrada. Sucesora de Prisma. En su primer número, el 7 de marzo, aparecía como encabezado “Año IV; Nº 1”, lo que evidentemente sugiere un segundo punto: los tres primeros años le corresponden a Prisma.

Prisma: todo es según el color del cristal con que se mire
Jorge Basadre señala que en el primer decenio del siglo XX se difundió la técnica del fotograbado periodístico, que permitió el surgimiento de semanarios que reflejaron los acontecimientos políticos, sociales, artísticos, teatrales, deportivos o taurinos de la actualidad, al mismo tiempo que comentaban sobre sucesos, hombres, cosas del momento y alentaban la producción literaria. Dentro de estas publicaciones se encontraba Prisma, cuyo prospecto se publicó el 16 de agosto de 1905.

En el ámbito del periodismo nacional, el contexto en el que aparece Prisma está marcado por: a) la introducción de la rotativa, una Marinori movida por electricidad, traída por El Comercio en 1902; b) dos años después El Comercio compró una segunda Marinori, que incluyó el uso de linotipos; c) la fundación de 1903 de La Prensa, órgano del Partido Demócrata, por Pedro de Osma, y d) la aparición a finales de 1905 de Monos y Monadas, fundada por Leonidas Yerovi.

En la presentación de la revista se lee: “Prisma, revista de sucesos, de artes y letras, suntuaria y novedosa; ecléctica, como que acoge y refleja diversas impresiones individuales; serena, cortés…”. Esta revista debía ser el reflejo de una época de “renacimiento literario y artístico en el Perú”, por la reorganización del Ateneo de Lima, la fundación el Instituto Histórico, el éxito de la pintura nacional en Europa, y la modernización urbana de Lima.

Su publicación fue quincenal y de 32 páginas. Colaboraron en ella destacados personajes, como Carlos Wiesse, Javier Prado y Ugarteche, Ricardo Palma, Federico Larrañaga, Federico Villarreal, Horacio H. Urteaga, José de la Riva Agüero (quien publicó por entregas su tesis Carácter de la Literatura del Perú Independiente), etc.

Prisma fue editada por Manuel Moral, como lo fueron Variedades y La Crónica, en su taller de la calle Mercaderes. Su primer director fue Julio S. Hernández (1853-1906) quien había dirigido hasta 1902 El País, vocero del Partido Demócrata. Luego de su muerte la revista fue dirigida por Carlos G. Amézaga, quien falleció a fines del mismo año.

Ese año Prisma fue protagonista de un hito de la historia nacional: en su edición del 1º de noviembre de 1906, presentó el “primer ensayo de tricromía hecho en Lima”: la imagen de un florero con rosas.

A principios de 1907 toma la dirección Clemente Palma. Se convierte en un semanario de 16 páginas, hasta su último número, el 71º, el 28 de diciembre de 1907.

Dos meses después, en el prospecto de Variedades se lee: “El editor y el director de Prisma… han resuelto transformar esa revista de una manera que la haga más popular, más amena, más casera, más interesante. Prisma ha sido una revista social demasiado literaria, demasiado severa y escrupulosa, demasiada aristocrática”. Y de allí partió Variedades.

Este artìculo espera ser publicado en un futuro número del Suplemento Variedades


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Anonymous dice:

    >En la hemeroteca de Letras de la Universidad Nacional de San Marcos he podido revisar los primeros números de Variedades desde 1908. Lo que más me sorprende es la calidad de las fotos y la redacción tan cuidada. Hay fotos históricas muy relevantes, como por ejemplo aquella del secuestro de Leguía por un puñado de rebeldes, mientras caminaban por una calle céntrica de la capital. Qué tiempos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *