>Un hermano amazónico muerto, dos hermanos amazónicos muertos, tres hermanos amazónicos muertos…

>

Raúl Chacón Pagán

Finalmente, el 5 de junio, se produjo lo que muchos temíamos y secretamente deseábamos que no ocurriera. La solución final (etnocidio), en versión aprista, se aplicó en la Amazonia peruana, en la Curva (por algo llamada así) del diablo. Algo que no debía ni tenía por qué ocurrir en un Estado de derecho que pretenda conservar una imagen decente y civilizada en el concierto internacional. Pero ocurrió lo menos deseado y esperado, y el conflicto amazónico pasó con violencia, de cierta manera, de las páginas políticas a las policiales, pese a los esfuerzos de la Defensoría del Pueblo (que incluso había presentado demanda de inconstitucionalidad contra uno de los decretos legislativos). Esto debido a la muerte de decenas de nativos amazónicos, wampis-awajún, y hasta civiles, además de 23 policías victimados e instalaciones del Estado arrasadas por la furia nativa. Lo que ocurrió ese día tras el ataque matinal de la policía para despejar las vías ocupadas por los nativos en la provincia de Bagua,. Así, murieron peruanos de los dos bandos en pugna: el Perú oficial y el Perú real, como diría un estudioso. Y, desde ahora y quizá para siempre, se consolidó o extendió la brecha entre ambos países.

Por lo ocurrido, aún hoy están de duelo las provincias de Bagua y Utcubamba, escenarios de los hechos, además de Chachapoyas, las tres de la región Amazonas. Como en realidad debiera estarlo todo el Perú por la pérdida de valiosas vidas de tantos peruanos, estando por esclarecerse las cifras de amazónicos masacrados (entre 30 y el macabro centenar). Peruanos, amazónicos y policías, que dejan en la orfandad a muchos pequeños, que están lejos de entender las razones por las cuales se mataron entre sí sus padres de manera tan horrorosa e incivilizada. Una manera propia sólo de una guerra, en la cual se pierde por completo la noción de la humanidad del que está en el bando contrario. Por lo cual no queda más que hacerse pedazos unos a otros, lejos de todo principio de derechos humanos y humanidad, sobre todo de Humanidad…

Desde el 5 de junio no pocas voces han invocado especialmente la calma y la serenidad, pero bien sabemos y tememos que esas invocaciones serán inútiles a la larga, pues la sangre derramada sólo generará más resentimiento e indignación. Sentimientos que irán creciendo entre los deudos y amigos de las víctimas y los amazónicos en general, así como entre los detractores y críticos del gobierno a nivel nacional, que tendrán un argumento decisivo para llevar aún más allá sus demandas. Ello, sobre todo, mientras el gobierno mantenga su actitud de cero autocrítica y siga atribuyendo la responsabilidad por lo ocurrido al “terrorismo extremista”, al cual tilda de enemigo del desarrollo, y sus aliados políticos. Desarrollo del cual él se considera su principal adalid e impulsor. Actitud que fue justamente la que lo llevó a lanzar los decretos legislativos que, en un contexto de profunda desconfianza secular hacia el gobierno y el Estado centrales, ocasionaron el alzamiento amazónico.

La torpeza de la reacción del gobierno no hará más que profundizar la división política en el Perú, o le dará una forma nueva a nuestra división secular: los gobiernistas, por un lado, y los amazónicos, pizanguistas y demás grupos llamados antisistema, por el otro. Bandos que se enfrentarán de nuevo, o medirán sus fuerzas de manera más simbólica, a nivel nacional, si es que el gobierno controla sus impulsos tanáticos y hasta casi suicidas, entre el 11 y el 13 de junio. El desenlace político desde entonces puede tener un pronóstico reservado. Gracias a la cerrazón sin-razón de un régimen que prefiere persistir en su apuesta privatista, antes de reconocer su error de haber soslayado el derecho a la consulta previa, libre e informada, fijada en la legislación internacional, de los afectados en potencia por sus mesiánicos decretos.

Fuente: EL E-COCHASKI Nº 15. Notas socioambientales del Perú (y allá). Lima, 7 de junio del 2009.
Boletin completo y mas informacion en http://elecochasqui.wordpress.com/


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search