>Sobre los colegios profesionales en CCSS

>

[Acá publico un interesante comentario del reconocido sociólogo Martín Tanaka sobre la creación de colegios profesionales en carreras como Historia, Sociología y Atropología]

Como es público, en las últimas semanas se ha dado un debate en torno a la propuesta de creación de un colegio de historiadores. Ver por ejemplo varios de los últimos posts del historiador Jorge Luis Valdez:

http://labitacoradehobsbawm.blogspot.com/

Hace unos días me pidieron firmar el pronunciamiento en contra del colegio, y lo suscribí. Comparto en general las objeciones que se han presentado al proyecto que está en el Congreso. Leyendo algunas cosas que se han escrito, diría que se objeta la falta de consulta y diálogo dentro de la comunidad de historiadores por parte de quienes promueven la creación del colegio, y el carácter restrictivo que implicaría que sólo puedan ejercer la profesión de historiadores los profesionales titulados y colegiados. Se señala que la profesión de historiador es cualitativamente diferente a la de abogados, médicos o ingenieros, por lo que la colegiación no sería necesaria; se llama la atención sobre la importancia de la interdisciplinariedad, y que el “control de calidad” del desempeño profesional debe darlo la trayectoria, los productos de tu trabajo intelectual y la crítica de tus pares, y no una certificación burocrática, que se presta a múltiples formas de control y manipulación.

De otro lado, está el tema de la equivalencia entre lo que se hace en Perú, que es crear el título de licenciado como un añadido a la obtención del bachillerato en carreras de ciencias sociales, y lo que ocurre en la mayoría de países del mundo, en donde lo importante es el grado académico de Bachiller, que no se obtiene automáticamente, y donde no existe el título de licenciado.

Pero ojo que hay acá un tema mayor. ¿No es que las objeciones a la creación de un colegio de historiadores se aplican también a otros colegios profesionales en las ciencias sociales? Está hace tiempo en el Congreso la propuesta de crear un colegio de politólogos; y ya existe un colegio de sociólogos, desde 1994. También hay colegio de antropólogos. Si uno compara el proyecto de ley del colegio de historiadores con la ley del colegio de sociólogos, por ejemplo, verá que se parecen mucho, incluyendo aquello de que “Para ejercer la profesión de Sociólogos es requisito indispensable tener título profesional expedido por una Universidad peruana o revalidado según ley, si éste ha sido otorgado por una universidad extranjera y, ser colegiado” (artículo 2). En el Estatuto, aprobado por decreto supremo, se leen cosas como las siguientes:

Art. 54°.- Para el ejercicio de la profesión de Sociólogo es requisito indispensable registrarse en el Colegio Regional correspondiente como miembro colegiado. Esta incorporación no es válida para ejercer en otra Región.

Art. 55°.- La profesión de Sociólogo se ejerce en la Actividad Docente y en la Investigación Científica; en la Asesoría, Consultoría, Dirección y/o Ejecución de Proyectos de Investigación, Planificación y Desarrollo Social y en el desempeño de toda función que requiera de dicha especialización.
Todos los Proyectos de Investigación, Planificación y Desarrollo y Promoción Social o que involucren a grupos humanos deberá estar suscrito por un Sociólogo colegiado, sin perjuicio de lo que dispongan los demás Colegios Profesionales para los casos de proyectos multidisciplinarios.

Art. 56°.- Incurre en falta a la Ley, quien ejerza la profesión de Sociólogo sin estar colegiado”.

http://www.colegiodesociologosperu.org/estatutocole.html

No sé qué les parecerá, pero la verdad es que esta ley, vigente, es aterradora. Felizmente que no se cumple, y que las directivas del colegio de sociólogos han sido buenas y sensatas, y se han limitado a organizar actividades de debate y actualización profesional, no pugnar por aquello de que “todos los Proyectos de Investigación, Planificación y Desarrollo y Promoción Social o que involucren a grupos humanos deberá estar suscrito por un Sociólogo colegiado, sin perjuicio de lo que dispongan los demás Colegios Profesionales para los casos de proyectos multidisciplinarios”.

Me parece que, ahora que se debate el tema del colegio de historiadores, deberíamos repensar el carácter de todas estas asociados en las ciencias sociales. En cuanto al colegio de politólogos, yo en varias ocasiones he opinado que los politólogos peruanos debemos conocernos más, intercambiar más, discutir más; que deberíamos reflotar en lo posible los Congresos de Ciencia Política (entiendo que el próximo lo organiza San Marcos); y que deberíamos intentar construir una comunidad de politólogos. La idea de un colegio podría, si acaso, venir al final como consecuencia de todo ello, y siempre y cuando tenga un carácter integrador, no cerrado y excluyente. Si no, ¿para qué? Y ¿qué dicen los sociólogos de su colegio? ¿Y los antropólogos?


También te podría gustar...

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.