La tumba de Alberto Flores Galindo

>

La primera vez escuché sobre Alberto Flores Galindo fue en mis últimos años en el Colegio La Salle, cuando ya tenía claro que me dedicaría a la Historia. Conversando con alguno de los Hermanos, recordaba lo buen alumno que fue (primer lugar en todos los años del Colegio, sección letras, según consta en las Memorias Anuales)y como una penosa enfermedad acabó con sus días y que estaba enterrado en el Cementerio de Surquillo.

Muchas veces he pasado por ese cementerio, pero nunca se dio la oportunidad de ir a su tumba, hasta que hoy, que me encontraba cerca de dicho Cementerio, decidí entrar y conocerlo. Luego de dar una vuelta pregunté a los vigilantes si conocían su tumba, pero nadie lo sabía, así que decidí dar una última vuelta, con el propósito de regresar otro día que tenga más tiempo. Entrando hacia la mano izquierda, frente al pabellón que colinda con el colegio nacional que antes funcionaba en la esquina de Marsano y Angamos, había una tumba, sucia, desatendida, destruida en parte, y como depósito de basura, se ve a duras penas dos nombres: Alberto Flores Galindo Segura / 1949-1990, y el de su padre, Carlos A. Flores Galindo.

Sentimiento de tristeza diría yo, o no sé, zozobra tal vez. Ver el estado calamitoso en el que se encuentra la tumba sólo hace sentir eso. No debo recordar quien fue Flores Galindo para la Historia, o que hizo, hago hincapié en que aún se le recuerda, se le lee y se le discute. Este mensaje es para aquellas personas que alguna vez lo conocieron (familia, amigos, colegas, la PUCP, Casa Sur, etc) para que se “pongan las pilas” y se haga algo por el lugar donde descansan los restos de nuestro recordado Alberto Flores Galindo.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search