¿Dónde quedó Marx?

>

César Arias Q. Editor de Opinión

La implosión de los países que vivían bajo el fracasado sistema social denominado por sus dirigentes “socialismo real” condujo a muchos a pensar que las ideas de Marx habían quedado sepultadas bajo los escombros del derrumbado muro de Berlín. Desde mi perspectiva, ésta es una verdad a medias. Lo que indiscutiblemente fracasó fue el leninismo (llamado vulgarmente comunismo), es decir, la idea de la absoluta necesidad de un partido centralizado y autoritario; la noción inconmovible de la violenta “ruptura del estado burgués”; la “dictadura del proletariado” que, en la práctica, fue de la cúpulas de los PC. Pero, sobre todo, fracasó el relativismo moral de Lenin.

Al negar a Dios, Lenin encontró otro absoluto: la revolución que emancipa a la humanidad, y en nombre de esa liberación todo es válido. Lenin trató este asunto en su defensa del “terror rojo” titulada La revolución proletaria y el renegado Kautsky. La revolución soviética nació con ese elemento perverso que contenía en su seno la posibilidad que surgiera un liderazgo que elevara a niveles siderales las atrocidades de los primeros tiempos: el ex seminarista georgiano JV Stalin.

El sistema soviético no fue derrotado por la contrarrevolución; por el contrario, fueron los herederos de Lenin quienes queriendo romper los males estructurales del sistema, provocaron su derrumbe. En consecuencia, tuvieron razón los izquierdistas que estaban influenciados por Marx y Engels, pero rechazaron a Lenin –como Kautsky o Haya De La Torre– y optaron por políticas más democráticas y humanistas.

El mismo día en que los bolcheviques tomaban el poder, Trotsky, presidente del soviet de Pretogrado, le gritó a su antiguo amigo Martov, que encabezaba a los socialistas moderados que se retiraban en son de protesta: “Idos, terminaréis en el basurero de la historia”. Pero la diosa Clío fue cruel con los bolcheviques –la mayoría perecieron asesinados por Stalin– y con Trotsky, quien vio cómo su familia fue exterminada y cómo él mismo fue vilipendiado, deportado, acusado de terrorismo, traición y contubernio con el fascismo para, finalmente, ser asesinado en México por un sicario estalinista.

El leninismo, en verdad, fue liquidado por Stalin, porque después de tamaños horrores era absurdo creer que un régimen de esa naturaleza era la esperanza de la humanidad. La pregunta no respondida es: ¿Y Marx? Creo que de él queda la importancia fundamental de la economía para las sociedades, la relación de los intereses de clase con los valores morales, el derecho, la política e incluso la religión. También creo que el proceso de concentración del capitalismo sigue vigente. Ahora hay una contradicción que Marx no imaginó: la existente entre mercado y medio ambiente.

Si bien el fracaso del leninismo es indiscutible, aún quedan vigentes algunos aportes del pensamiento de Marx.

Artículo publicado en El Peruano el 7 de junio del 2007


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *