>Voces y silencios de la historia y otros estudios Subalternos.

>

Ranajit Guha. Voces y silencios de la historia y otros estudios subalternosBarcelona, Editorial Crítica, 2002. 115 páginas

Información de la contraportada:
Ranahit Guha, el historiador indio que puso en marcha la publicación de la serie Subaltern studies, con el doble propósito de renovar los planteamientos con que se escribía la historia de los pueblos colonizados, siguiendo las pautas pretendidamente universales establecidas por el academicismo europeo, y de devolver su protagonismo a los grupos sociales subalternos, se convirtió, por el primero de estos propósitos, en uno de los inspiradores de las actuales tendencias postcolonialistas, pero ha sido tal vez el segundo el que ha dado un valor más universal a sus trabajos.

En este volumen se ha reunido una muestra de lo mejor de su obra, que abarca desde los escritos en que muestra los efectos “perversos” de los planes británicos para modernizar la India (que engendraron neofeudalismo allí donde pretendían crear capitalismo), hasta sus estudios sobre la insurgencia campesina, pasando por un análisis demoledor de la lógica de la historiografía de la contrainsurgencia y por ese texto tan sugerente que es “Las voces de la historia”, donde la potencia generalizadora de sus ideas alcanza la máxima expresión, en una propuesta para una renovación profunda del trabajo de los historiadores que les permita recuperar las voces silenciadas de tantos protagonistas subalternos (mujeres, campesinos, trabajadores) que son generalmente olvidados por la línea dominante del discurso historiográfico. Una propuesta que debería servirnos para elaborar una historia distinta, que no sea una mera genealogía del poder, sino que se esfuerce en hacernos escuchar polifónicamente todas las voces de la historia.

Índice
Ranajit Guha y los “Subaltern Studies”, por Josep Fontana

Las voces de la historia

Algunos aspectos de la historiografía de la India colonial
– Nota sobre los términos “élite”, “pueblo”, “subalterno”, etc., tal y como se han utilizado

La prosa de la contrainsurgencia

Aspectos elementales de la insurgencia campesina en la India colonial

Principales obras de Ranajit Guha
A rule of property for Bengal : an essay on the idea of permanent settlement, Paris [etc.] : Mouton & Co., 1963, New edition: Duke University Press
Elementary Aspects of Peasant Insurgency in Colonial India, Oxford University Press, Delhi, 1983, New edition: Duke Univ Press, 1999,
History at the Limit of World-History (Italian Academy Lectures), Columbia University Press 2002
An Indian Historiography of India: A Nineteenth Century Agenda & Its Implications. Calcutta: K.P. Bagchi & Company. 1988.
Dominance without Hegemony: History and Power in Colonial India, Harvard University Press, 1998

Extracto (p. 17-20)
Hay expresiones en muchos idiomas, no sólo en los de la India, que hablan de acontecimientos y hechos históricos. Estas expresiones se consideran de sentido común y se da por supuesto que los miembros de las respectivas comunidades lingüísticas las comprenden. Sin embargo, la corteza del sentido común comienza a resquebrajarse en cuanto se pregunta qué significa el adjetivo “histórico” en estas expresiones. Su función es, evidentemente, la de consignar determinados acontecimientos y determinados hechos a la historia. Pero, en primer lugar, ¿quién los elige para integrarlos a la historia? Porque está claro que se hace una cierta discriminación –un cierto uso de valores no especificados y de criterios implícitos- para decidir por qué un acontecimiento o un acto determinados deben considerarse históricos y no otros. ¿Quién lo decide, y de acuerdo con qué valores y criterios? Si se insiste lo suficiente en estas preguntas resulta obvio que en la mayoría de los casos la autoridad que hace la designación no es otra que una ideología para la cual la vida del estado es central para la historia. Es esta ideología, a la que llamaré “estatismo”, la que autoriza que los valores dominantes del estado determinen el criterio de lo que es histórico.

Por esta razón puede decirse que, en general, el sentido común de la historia se guía por una especie de estatismo que le define y evalúa el pasado. Ésta es una tradición que arranca de los orígenes del pensamiento histórico moderno en el Renacimiento italiano. Para los grupos dirigentes de las ciudades-estado del siglo XV, el estudio de la historia servía para la educación en materia de política y gobierno, indispensables para desempeñar su papel como ciudadanos y como monarcas.
(…)

El ascenso de la burguesía en Europa durante los trescientos años siguientes hizo poco por debilitar este vínculo entre estatismo e historiografía. Por el contrario, tanto el absolutismo como el republicanismo tendieron a reforzarlo, de modo que, como todo estudiante sabe gracias a Lord Acton, en el siglo XIX la política se había convertido en el fundamento de la erudición histórica. No es menos importante el hecho de que pir entonces el estudio de la historia se hubiese institucionalizado plenamente en la Europa occidental, y tal vez en mayor grado en Inglaterra que en otros lugares a causa de la mayor madurez de la burguesía inglesa.
(…)

Fue, pues, como un conocimiento muy institucionalizado y estatista que los británicos introdujeron la historia en la India del siglo XIX. Sin embargo, en un contexto colonial, ni la institucionalización ni el estatismo podían representar lo mismo que en la Gran Bretaña metropolitana. Las relaciones de dominio y subordinación creaban diferencias substanciales en ambos aspectos. La educación, el instrumento principal utilizado por el Raj para “normalizar” el estudio de la historia en la India, se limitaba a una pequeña minoría de la población, y en consecuencia, el público lector era de escasa entidad, igual que la producción de libros y revistas. La institucionalización fue, por tanto, de poca ayuda para los gobernantes en su intento por conseguir la hegemonía. Significó, por el contrario, una simple medida para limitar este conocimiento a los miembros de la élite colonizada, que fueron los primeros en beneficiarse de la educación occidental en nuestro subconsciente.

El estatismo en la historiografía india fue una herencia de esta educación. La intelectualidad, sus proveedores dentro del campo académico y más allá de él, habría sido educada en una visión de la historia del mundo, y especialmente de la Europa moderna, como una historia de sistemas de estados. En su propio trabajo dentro de las profesiones liberales encontraron fácil acomodarse a la interpretación oficial de la historia india contemporánea como, simplemente, la de un estado colonial. Pero había una falacia en esta interpretación. El consenso que facultó a la burguesía para hablar en nombre de todos los ciudadanos en los estados hegemónicos de Europa era el pretexto usado por estos últimos para asimilarse a las respectivas sociedades civiles. Pero tal asimilación no era factible en las condiciones coloniales en que un poder extranjero gobierna un estado sin ciudadanos, donde es el derecho de conquista más que el consenso de los súbditos lo que representa su constitución, y donde, por lo tanto, el dominio nunca podrá ganar la hegemonía tan codiciada. En consecuencia no tenía sentido alguno equiparar el estado colonial con la India tal y como estaba constituida por su propia sociedad civil. La historia de esta última sobrepasaría siempre a la del Raj, y por consiguiente, a una historiografía india de la India sería la escasa utilidad del estatismo.

La falta de adecuación del estatismo para una historiografía propiamente india deriva de sus tendencia a impedir cualquier interlocución entre nosotros y nuestro pasado. No hablo con la voz de mando del estado que, con la pretensión de escoger para nosotros lo que debe ser histórico, no nos deja elegir nuestra propia relación con el pasado. Pero las narraciones que constituyen el discurso de la historia dependen precisamente de la elección. Escoger significa, en este contexto, investigar y relacionarnos con el pasado escuchando la miríada de voces de la sociedad civil y conversando con ellas. Estas son voces bajas que quedan sumergidas por el ruido de los mandatos estatistas. Por esta razón no las oímos. Y es también por esta razón que debemos realizar un esfuerzo adicional, desarrollar las habilidades necesarias y, sobre todo, cultivar la disposición para oír estas voces e interactuar con ellas. Porque tienen muchas historias que contarnos –historias que por su complejidad tienen poco que ver con el discurso estatista y que son por completo opuestas a sus modos abstractos y simplificadores.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *