>El Proyecto de Historia UNI

>

Augusto Martín Ueda Tsuboyama[1]

Introducción

Bajo la dirección del ingeniero polaco Eduardo de Habich y el apoyo del gobierno de Manuel Pardo, en 1876 se fundó la Escuela Especial de Construcciones Civiles y de Minas del Perú. En los años siguientes se le conocería mejor como Escuela de Ingenieros, nombre que cambió en 1955, cuando se convierte en Universidad Nacional de Ingeniería.[2] A lo largo de sus 135 años de vida, la UNI no solo ha formado ingenieros, arquitectos y científicos, sino que ha participado activamente en el desarrollo material del Perú. Esta dilatada y fructífera existencia ha generado, como es natural, la producción de una ingente cantidad de documentos que constituye tanto su memoria institucional como el reflejo del rol cumplido por sus profesores y estudiantes en la sociedad.

Lamentablemente, toda esta documentación, que constituye el patrimonio de la universidad, no ha llegado a la actualidad en forma completa. Una parte importante del archivo de la Escuela de Ingenieros, que sospechamos incluía documentos e informes del Cuerpo de Ingenieros y Arquitectos del Estado,[3] se perdió durante la ocupación de Lima por las tropas chilenas (1881-1883). Además, a mediados de la década de 1940, con el traslado de la institución, del local de Espíritu Santo (jirón Callao) al terreno del fundo Puente Palo (donde funciona en la actualidad), muchos documentos antiguos que formaban su archivo se perdieron, mientras que otro grupo de los mismos iniciaba un curioso y penoso recorrido entre distintas dependencias de la UNI, sin que, al parecer, nadie se percatara de ello.

Cuando en 1969 el rector Santiago Agurto encargó al historiador José Ignacio López Soria escribir una historia, lo más completa posible, de la Universidad Nacional de Ingeniería, este encontró que, felizmente, una gran cantidad de aquellos documentos habían sido depositados en un rincón de la Biblioteca Central. Sin embargo, su estado de conservación no era el óptimo: la polilla, el polvo, la humedad y el olvido habían hecho estragos en ellos. Varios meses le tomó a López Soria limpiar y ordenar toda esta novísima fuente de información. Lamentablemente, su investigación se vio interrumpida en numerosas ocasiones debido a los problemas que aquejaron a la UNI durante la década de 1970. En un intento por paliar esta situación, el rectorado creó en 1977 el Centro de Investigaciones Histórico-Tecnológicas, cuyo principal objetivo era continuar con las investigaciones orientadas a reconstruir la historia de la UNI. Este centro de investigaciones tuvo una efímera vida debido al escaso presupuesto de las universidades públicas y, paradójicamente, al desinterés de las autoridades universitarias, por ese entonces más preocupadas en sobrellevar el desastre económico y político de la dictadura militar.[4]


Nace el Proyecto Historia UNI

Recién a mediados de la década de 1990, el arquitecto Javier Sota, a la sazón rector de la UNI, planteó la posibilidad de abrir un espacio de investigación y difusión de temas históricos relacionados con el desarrollo científico y tecnológico peruano, proceso en el que la UNI y sus profesionales han estado siempre involucrados. Pero esta recuperación de la historia y la identidad de la institución conllevaba la recuperación de su patrimonio documental.
Así, en 1996, como una oficina dependiente del rectorado, nació el Proyecto Historia UNI, con unos objetivos bien definidos:
1. Constituir un centro de documentación (biblioteca y archivo) especializado en la historia de la ciencia y la tecnología.
2. Continuar las investigaciones sobre la historia de la UNI.
3. Elaborar monografías sobre diversos tópicos de historia de la arquitectura, la ingeniería y la ciencia en el Perú, en los que la UNI siempre ha tenido una presencia destacada.
4. Dar a conocer la obra de los ingenieros, arquitectos y científicos en el desarrollo nacional.
5. Organizar eventos académicos sobre los temas de su incumbencia.
El Proyecto Historia UNI cuenta con un pequeño equipo de trabajo permanente integrado por su director, José Ignacio López Soria, dos investigadores y una bibliotecaria.
Una de las primeras tareas en las que se concentró el Proyecto fue la recuperación y catalogación de una gran cantidad de libros y revistas de ingeniería, arquitectura y temas afines, que por su antigüedad se daban por desfasados. Con ellos se inició la formación de una pequeña biblioteca especializada cuyo valor histórico está fuera de toda duda.En ella se pueden encontrar colecciones completas de los Anales de Construcciones Civiles y de Minas del Perú (1880-1901), del Boletín de Minas, Industria y Construcciones (rebautizado más tarde como Boletín de la Universidad Nacional de Ingeniería, 1885-1960), de los Anales de Obras Públicas del Perú (1886-1925), e Informaciones y Memorias de la Sociedad de Ingenieros del Perú (1899-1960).[5]
De forma paralela se procedió al acopio de varios antiguos documentos, todos originalmente depositados en el Archivo Central y algunos de la antigua biblioteca de la Escuela de Ingenieros, pero que por diversas circunstancias, como la mudanza del local antes mencionada, terminaron en otras dependencias universitarias. Cuando el Proyecto Historia UNI volvió sobre ellos, se comprobó que la humedad, la polilla y el descuido habían hecho estragos en aquellos importantes papeles antiguos. Entre los papeles acopiados se halló, por ejemplo, el discurso que Habich escribiera y pronunciara el día de la inauguración oficial de las actividades académicas de la Escuela de Ingenieros. Había, además, un cúmulo de prácticas calificadas y exámenes pertenecientes a los estudiantes de comienzos del siglo XX, entre los que se encontraron no pocas sorpresas como aquellos de puño y letra de Abraham Valdelomar y Rubén Vargas Ugarte. Otro tipo de documentos lo conformaban varios libros copiadores de cartas, oficios e informes. Entre estos documentos, revistas y libros se encontró una copia del Tratado de minería escrito por el Barón de Nordenflicht en las postrmerías del siglo XVIII. Todo este acervo documental pudo ser convenientemente restaurado, catalogado y puesto en servicio en el año 2005, como parte de un convenio suscrito entre la UNI y el CONCYTEC.

Convenio UNI / CONCYTEC

En diciembre de 2003 se suscribió entre la Universidad Nacional de Ingeniería y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC) un convenio que tuvo como objetivo el financiamiento de:
• La recuperación, catalogación y puesta en servicio de los documentos de la antigua Escuela de Ingenieros que se encuentran en custodia del Proyecto Historia UNI. La documentación cubre los años de 1876 a 1955, e incluía papeles sueltos de distinta procedencia y libros copiadores de cartas y oficios, así como libros contables. Para llevar esto a efecto se contó con los servicios de especialistas en archivística.
• La realización de trabajos de investigación sobre tópicos de historia de la ciencia y la tecnología.
Al término de dicho convenio (en mayo de 2005), el Proyecto Historia UNI pudo informar sus resultados:
• Los documentos fueron recuperados, catalogados y guardados convenientemente en 156 archigavetas, que en total contienen 490 carpetas.
• Se recuperaron y reempastaron más de 200 volúmenes de libros de actas, libros copiadores de cartas y oficios, además de antiguas publicaciones periódicas.
• Se culminaron satisfactoriamente las investigaciones siguientes: “Carlos I. Lissón” (Martín Ueda), “La introducción del sistema métrico decimal en el Perú” (Martín Ueda), “El Perú en la vitrina. El progreso material del Perú a través de las exposiciones” (Leticia Quiñones), “Historia de la formación en arquitectura en el Perú, 1910-1955” (Syra Álvarez), y la transcripción, edición y estudio preliminar del “Tratado de Minería” escrito por el mineralogista del siglo XVIII Barón de Nordenflicht.
El fondo documental que se encuentra en el Proyecto Historia UNI ha sido organizado de acuerdo a un criterio que intenta rescatar su antigua estructura orgánica. De esta manera se han establecido cuatro áreas (para mayor detalle, véase el documento adjunto):
01 Dirección. Está constituido por tres secciones, que son: Consejo Directivo, Consejo de Perfeccionamiento y Director. Los documentos de esta área cubren los años extremos de 1876 a 1961 y se hallan guardadas en 22 archigavetas.
02 Área Académica. Se compone de ocho secciones: Secretaría Académica, Plana Docente, Sistema de Evaluación y Calificación, Biblioteca y Publicaciones, Laboratorio de Docimasia, Laboratorio de Metalurgia, Gabinetes y Museos. La documentación conservada cubre los años 1876 a 1956 y se hallan guardadas en 113 archigavetas.
03 Administración. Se compone de dos secciones: Tesorería y Contabilidad, y Personal. Cubre el período cronológico de 1876 a 1961. Consta de 9 archigavetas.
04 Minería. Sus documentos se han organizado en cuatro secciones: Escuela de Capataces y Contramaestres de Minas, Ingenieros Adscritos, Impuesto de Minas, y Resoluciones Ministeriales. Sus años extremos son 1883 y 1898. Consta de 12 archigavetas.
Los documentos ordenados de esta manera han sido consultados en múltiples ocasiones por investigadores, profesores y estudiantes, tanto de la UNI como de otras instituciones.

Publicaciones

Desde 1997 hasta la fecha, con los documentos que se encuentran en su custodia, el Proyecto Historia UNI ha logrado elaborar y publicar más de una veintena de títulos, que se distribuyen en tres series: “Historia de la UNI”, “Biografías de Ingenieros, arquitectos y científicos”; e “Historia de la ingeniería, la arquitectura y el desarrollo material”. Este es el quehacer más tangible del Proyecto Historia UNI y el que ha dado lugar a los mejores elogios para la Universidad por parte de numerosos historiadores, ingenieros, arquitectos e instituciones.

Notas

[1] El autor es licenciado en humanidades con mención en historia por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es investigador asociado del Proyecto Historia UNI y docente de la UPC. Este pequeño artículo se basa en la ponencia presentada en el V Encuentro Nacional de Archivos Universitarios, organizado por el AGN (Lima, 27 y 28 de noviembre de 2008).
[2] Por ley Nº 12379, promulgada el 19 de julio de 1955.
[3] Eduardo de Habich y casi todos los profesores de la Escuela pertenecían aquel cuerpo técnico, que desapareció definitivamente a inicios de la década de 1890.
[4] Durante su breve vida, el Centro de Investigaciones dio a conocer por partes, en copias mimeografiadas, la investigación ya concluida de López Soria (hoy verdaderas rarezas bibliográficas). López Soria también pudo concluir por estos años una completa biografía de Habich y gestó el acercamiento entre la UNI y el Instituto de Historia de la Ciencia y la Tecnología de la Academia de Ciencias de Polonia (entidad que en 1986 publicó en polaco la biografía de Habich que terminara López Soria). Uno de los últimos actos del Centro de Investigaciones Histórico-Tecnológicas fue la publicación, en 1981, de la versión completa de la Historia de la Universidad Nacional de Ingeniería. Los años fundacionales (1876-1909).
[5] Aunque esta última revista continuó publicándose hasta hace muy pocos años, la biblioteca del Proyecto Historia UNI es el único lugar del Perú que tiene todos los números aparecidos hasta la segunda mitad del siglo XX. Debe ser un orgullo para la UNI que ni la Sociedad de Ingenieros ni la Biblioteca Nacional ni ninguna otra universidad cuenten con una colección tan completa.



También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *